sábado, 1 de julio de 2017

Escándalo en Jesús de Medinaceli. Carta del Jefe Nacional a los capuchinos



Reverendos Padres Capuchinos:
No podía creerme que fuera verdad que ustedes hubiesen colgado dos banderas del llamado movimiento gay en las puertas de su librería, al costado del templo de Jesús de Medinaceli.
Pero, desgraciadamente, parece ser cierto, aunque luego las hayan retirado a causa de las protestas habidas.
Es inconcebible. Que ustedes que confiesan tantos y tantos pecados, hagan ostentación de un símbolo que es el desafío a la moral católica, un desafío a Dios y sus santas leyes, una ostentación del pecado y de la impudicia.
Además lo hacen en unos días en los que Madrid se convierte en lo más semejante a Sodoma y Gomorra, castigadas por Dios por sus innumerables pecados, como ratifica el mismo Cristo.
Porque el llamado Orgullo Gay tiene un odio luciferino por todo lo cristiano, como lo muestran los participantes en procaces exhibiciones obscenas y sacrílegas.
Estos días se fomenta y se procura el pecado en múltiples formas. En las sexuales contra el sexto y el noveno Mandamientos de la Ley de Dios, que prohíbe toda relación sexual fuera del legítimo matrimonio en orden a la procreación y perpetuación de la especie humana.
No sólo se fomentan los actos sexuales contra natura, sino los actos sexuales de cualquier forma, con la soberbia de proclamarse libres de toda norma que no sea la que ellos mismos quieran adoptar.
De tales relaciones se producirán también embarazos no deseados y no pocos de ellos terminarán en el abominable crimen del aborto, que ya azota nuestra Patria con 300 asesinatos diarios de inocentes no nacidos.
Por si fuera poco, en la orgía que se desata se producen numerosas embriagueces, consumo de drogas, violencias, robos, blasfemias, despilfarros, gasto público, ruidos, suciedad, accidentes y molestias, con perjuicio de muchos vecinos y escándalo de otros muchos, incluidos niños y jóvenes. Y también hay orgías gays con rituales satánicos y escenas que el pudor impide relatar.
También las infidelidades matrimoniales, los divorcios y muchos vicios traen causa en esos excesos, sin excluir prostitución y trata de personas.
Eso es lo que significan las banderas del Movimiento Gay y el Orgullo Gay. Eso es lo que ustedes han predicado con esas banderas. Un oprobio y una vergüenza.
Ustedes lo saben muy bien, ustedes confiesan a la gente, conocen sus pecados.
Esto que han hecho ustedes no se entiende, salvo que quieran aumentar la clientela de sus confesionarios. Es de locos.
Espero que procedan ustedes no sólo a rectificar, sino a pedir públicamente perdón, especialmente a Dios, a la Iglesia y al pueblo en general, en consonancia con el escándalo tan grave que ustedes han realizado.

Su hermano en Cristo,

José Luis Corral
Jefe Nacional del Movimiento Católico Español

Madrid, 1 de Julio de 2017.

El Rector de la Basílica de Jesús de Medinaceli ha respondido lo siguiente:
 
No soy responsable de lo que ha ocurrido, pero no por eso dejo de pedir perdón a todos aquellos que se han sentido ofendidos. De verdad que lo siento. Quizás sea una buena ocasión para pedir por todos, que el Señor muestre su misericordia con nosotros y nos conceda la paz.

José María Fonseca Urrutia, ofmcap.
Rector de la Basílica de Jesús de Medinaceli.

1 comentario:

  1. Acabo de ver la noticia, no conocía este blog, y aunque hace tiempo de ella, en efecto es un escándalo que esto pase.
    ¡Que Dios nos perdone a todos y tenga piedad de nosotros!

    ResponderEliminar