Últimas noticias

martes, 19 de julio de 2016

Celebración del 18 de Julio en Santander

 El domingo 17 de julio se ha celebrado en Santander la conmemoración del Glorioso Alzamiento Nacional del 18 de Julio de 1936, efeméride que cumple ahora 80 años justos. En primer lugar se asistió a misa en la iglesia de San Francisco, donde estuvieron unas 200 personas, la mitad de las cuales con motivo de este evento. El párroco se negó a ofrecer la misa por los Caídos ni por Franco y José Antonio, alegando que eso podía molestar a otras personas. Por ello, se asistió, pero sin entregar estipendio alguno y sin aportar nada a la colecta.
 El mal gesto del párroco no fue óbice para que en la calle, ante su parroquia, se organizara un vistoso desfile con banda de música, corona de laurel y banderas, que partió de allí para recorrer varias calles del centro de la ciudad, terminando en la catedral, donde tampoco quieren ofrecer la misa por nuestras intenciones. Tampoco evitan el desfile.
 La comitiva cruzó la plaza del Ayuntamiento y se encaminó por las calles peatonales con dirección a la plaza Porticada.

 Poco antes de llegar a la misma, dobló hacia la Catedral, reconstruida por el Caudillo, como todo lo demás del centro de Santander, destruido por un voraz incendio casual en 1941.
 El cortejo llegó hasta la plazuela que se yergue ante la entrada de la Catedral, haciendo esquina con el Palacio Episcopal.
 Ante la modesta y sencilla cruz se depositó una corona de laurel, orlada con una banda con los colores nacionales.
 La Banda, que fue alegrando el recorrido con sus alegres y marciales sones, interpretó el "Yo tenía un camarada"
 Al final del acto interpretaría el Himno Nacional, que los asistentes corearon con la letra de Pemán. Presentó el acto Salvador Sarabia, concejal de Aes en Ampuero.

En la escalinata de acceso a la Catedral se congregaron la mayoría de los asistentes. También hubo curiosos que estuvieron atentos durante toda la ceremonia, aunque más alejados.
 Habló el magistrado en excedencia Luis Martínez Palomares, a quien acompañaba su distinguida esposa Marina y parte de su numerosa familia. Habló del agradecimiento que debemos a Franco y a quienes dieron su vida por Dios y por España. Y criticó a los jerarcas de la Iglesia que se desentienden y obstaculizan estas celebraciones, cuando muchos de ellos habrían sido martirizados como los 7.000 curas, obispos y monjas del año 36 al 39, o no habrían llegado a ser sacerdotes.
José Luis Corral, Jefe Nacional del Movimiento Católico Español y de Acción Juvenil Española, recordó las fechas claves de nuestra historia que conmemoramos en estos días. 16 de Julio y Las Navas de Tolosa, 18 de Julio y el Alzamiento Nacional y el 19 de Julio y Bailén. Son las tres victorias sobre los enemigos seculares de España: El Islam, el Liberalismo y el Marxismo.
No podemos avergonzarnos de los 113.178 caídos por Dios y por España, cuyos nombres figuran nominalmente en el Santuario de la Gran Promesa de Valladolid. Si nuestros enemigos, los que asesinaron y no se arrepintieron, los que mantienen las mismas siglas de los partidos y sindicatos asesinos, los que pretenden borrar los nombres de la historia, dando una segunda muerte a aquellos mártires y a aquellos héroes, si tuvieran un mínimo de humanidad y decencia, respetarían eso. Pero no lo respetan y aspiran a repetirlo, como pintan amenazantes: "Arderéis como en el 36", "la única iglesia que ilumina es la que arde".
Pero nosotros, orgullosos de nuestra historia, de nuestro pasado, de nuestra Patria, de nuestros Caídos, seguimos con las mismas banderas levantandas, lanzando los mismos gritos y consignas y cantando los mismos himnos. Aunque nos cueste la vida.
El "Cara al sol" y el "Himno Nacional" dieron término al acto.
 Después tuvo lugar una comida de hermandad, donde se departió amigablemente y se prolongó la memorable jornada. Comenzó con el canto del "Yo tenía un camarada". Entre los ¡Presentes!, además de José Antonio y Franco, Blas Piñar, Luis Carrero Blanco y José Sáez Carrasco.



 A los postres, intervino Francisco José Rodríguez Velasco para tener un recuerdo hacia José Sáez Carrasco, fundador y líder tantos años de la asociación patriótica de Santander, entregando un recuerdo.
 También lo hubo para el montañero César Pérez de Tudela, que le fue entregado a su hermano Carlos.
Intervino otra vez José Luis Corral, en un tono más íntimo y de camaradas, para hablar de lo mucho que nos ha tocado luchar y sufrir, pero cómo podemos gozarnos de estos espacios de patriotismo, fe y camaradería, que nos hacen formar un oasis en medio del desierto. Propuso que en otras ocasiones sean los participantes quienes hablen y cuenten sus vivencias, aunque sea brevemente, porque es importante que nos conozcamos todos.
Otra vez el "Cara al sol" y el "Himno Nacional" con la letra de Pemán, abrazos, despedidas, intercambio de teléfonos, listos para volver a encontrarnos el 26 de agosto, Día de la Liberación de Santander, y en todos los eventos patrióticos.
 
Copyright © 2014 Acción Juvenil Española Share on Blogger Template Free Download.