viernes, 20 de junio de 2014

Unidad y camaradería

 Unidad y camaradería son dos consignas importantísimas en Acción Juvenil Española. Estamos unidos en torno a los mismos valores y principios. La camaradería, la unión y el apoyo mutuo, son necesarios para el crecimiento y la eficacia del grupo. Por eso se necesita también disciplina, con una autoridad que sepa cortar de raíz las actitudes malévolas, las conspiraciones, los chismorreos y las infiltraciones. AJE es inequívocamente católica, como muestran los chavales en sus camisetas. Un catolicismo luchador, combativo, que no se complace con la comodidad instalada y en la tolerancia con un sistema injusto.
A diferencia de otros, que juran sin Dios y sin crucifijo, nosotros tenemos el Crucifijo en cada reunión y comenzamos con una oración, sabiendo que Él prometió que "donde dos o más se reúnen en Mi Nombre, allí estoy Yo en medio de ellos". Nosotros sí representamos la verdadera España de los siglos, la que se renueva en su juventud, fiel a su pasado, comprometida en el presente y luchando por un futuro mejor que la triste y trágica era democrática que nos ha tocado vivir.


Por eso también es necesario el contacto vital con los veteranos, los más mayores, que acumulan experiencia y sabiduría. Por eso hemos vuelto a editar y distribuir el "Dietario Patriótico", porque no bastan las ideas, cómo debemos pensar, sino que hacen falta los comportamientos, el cómo debemos ser y actuar.
Hay algunos que se consideran patriotas que podrían confundirse perfectamente por sus comportamientos y hasta por su estética con el enemigo: materialistas, sin fe, sin vida de oración, sin modos de actuar cristianos. Uno de los principales fines de AJE es fomentar el patriotismo, pero ello requiere de verdaderos patriotas, que vivan como vivieron nuestros antepasados, héroes, santos, trabajadores, sabios, justos, de palabra.