lunes, 25 de noviembre de 2013

Discurso de José Luis Corral el 20-N-2013



Discurso de José Luis Corral 20-N-2013

La reserva espiritual

38 años después de la muerte del Generalísimo Franco, la Plaza de Oriente se ha convertido en la reserva espiritual de España, como  era España, en los tiempos del Caudillo, reserva espiritual de Europa.

Porque este acto no tendría la misma trascendencia si las cosas hubieran seguido por un buen camino a la muerte de Franco. Si el pueblo español se hubiera hecho más rico y próspero, más culto y apacible, entonces Franco sólo sería el comienzo de esa prosperidad.

Pero como ha sucedido que España ha entrado en crisis y descomposición, el contraste con el Régimen de Franco se hace tan evidente que resulta escandaloso. Y por eso mismo se le hace necesario al régimen corrupto, antipatriótico, inmoral y estúpido que padecemos, prohibir hasta el nombre de Franco, las estatuas, las inscripciones, los signos y toda huella de su existencia.

Porque Franco es el espejo donde se miran y descubren toda su fealdad y toda su maldad.

La etapa de Franco acabó con la decadencia y comenzó el esplendor

Franco capitaneó a la España sana que no se resignaba a un proceso revolucionario que intentaba convertirnos en un régimen comunista, paradigma del terror, de la pobreza, de la desesperación y de la muerte, como sabemos por la trágica actuación de ese sistema en el siglo XX, donde ocasionó más de 100 millones de muertos y esclavizó a cientos de millones de seres humanos.

Franco puso fin a una época de decadencia y partiendo de la miseria y el subdesarrollo, en condiciones internacionales dificilísimas, con una Guerra Mundial en las puertas, supo encaminar a nuestra Patria por la senda del progreso, la justicia, el bienestar, la paz, la moralidad y el bien común.

España era un país católico, con familias unidas que encontraban su hogar y su sustento, con educación y sanidad para todos, con trabajo, tranquilidad en las calles, confianza en el futuro, desarrollo económico, obras públicas. Sin disputas de partidos, sin separatismos, sin delincuencia, sin epidemias. Un país sano espiritual, social, económica y políticamente.

Y todo eso se truncó súbitamente con la muerte del Caudillo y la traición de una clase política y el perjurio de su sucesor. Y nos trajeron la democracia, que nos decían que era el sistema más desarrollado, el único permisible, el único bueno, en contraste con un Régimen, el de Franco, que definían como Dictadura.

Maldito sea el culpable

Maldito. Maldito sea. Maldito sea por siempre. Maldito sea su nombre. Maldita sea su estampa. Maldito sea en la vida. Maldito sea en la muerte. Maldito. Maldito sea. Maldito sea por siempre.
Como dice la Oda del 2 de mayo: espacio falta a mi canto para mencionar su execrable nombre.

Las consecuencias de la democracia

Llegada la ”libertad democrática”, todos hemos visto, durante 38 espantosos años, en qué consiste:

España en riesgo de ruptura

1.- Ruptura de la unidad patria con un desafío creciente de los separatismos, enquistados en importantes puestos del estado.

2.- Terrorismo que se ha cobrado la vida de más de 1000 españoles y ha forzado el exilio de cientos de miles, para que al fin y a la postre, esos terroristas y sus cómplices se hagan también con importantes parcelas de poder. Quienes quitaron la pena de muerte y la cadena perpetua quieren echarle también la culpa al franquismo de un código penal que era benigno y justo a la vez con los delincuentes de poca monta que se podían rehabilitar, y que es el que aplicaron a los odiosos terroristas, violadores y asesinos más crueles, sin que hubieran tenido tiempo en 38 años de corregirlo, para que al final sea un tribunal extranjero quien nos imponga soltarlos a la mayor brevedad, no sea que cumplan más de un año de cárcel por cada víctima que asesinaron.
Hablan de irretroactividad de las leyes, pero cuando ellos quieren, como en Núremberg, crean leyes para juzgar delitos que no existían antes de esas leyes. Y todavía andan persiguiendo ancianitos de más de 90 años porque vistieron determinados uniformes.
No olvidamos tampoco que la democracia se estrenó en 1977 dando la amnistía a los terroristas y diciendo el Congreso que era porque habían luchado por la democracia y la libertad de los pueblos de España.
Porque para traer la democracia todo vale. Desde las bombas atómicas o los misiles sobre Irak o sobre Serbia, hasta el terrorismo. Pero contra la democracia nada vale. La democracia es sagrada. Es la nueva religión.

3.- La pérdida de soberanía es otra de las consecuencias, a través de organizaciones mundialistas. Desde ese Tribunal de Estrasburgo a la OTAN, que nos obliga a participar en operaciones imperialistas contra naciones soberanas que no se han querido someter a sus imposiciones, desde Irak hasta Serbia.

La economía, arruinada

4.- Hemos perdido incluso la capacidad de emitir moneda, con lo que no se puede facilitar una recuperación de la economía. Cuando tantas cosas hay que hacer en España, debemos soportar 6 millones de parados junto a 6 millones de inmigrantes y tenemos que soportar una deuda imparable e impagable. Sólo desde que Rajoy llegó a la Moncloa, la deuda pública del Estado ha aumentado desde los 700.000 millones de euros hasta los 900 y muchos mil, casi un billón de euros. Y todos los ajustes, reajustes, recortes sociales y medidas en perjuicio de pensionistas y trabajadores no han tenido como consecuencia que se reduzca la deuda, sino sólo el ritmo al que aumenta, que en vez de aumentar el 7% cada año, lo haga al 5,8 % Y Bruselas exige que sea al 5,7% Pero sigue creciendo, sin que nadie se decida a diezmar al inmenso ejército de parásitos que viven a costa de nuestros impuestos. No son recortes, sino desinfectantes, lo que se necesitan.

El aborto

5.- Pero en vez de diezmar a los parásitos, a los que diezman es a los españoles. A razón de 120.000 asesinados cada año antes de nacer. Sin contar la eutanasia encubierta, ni los suicidios ni las víctimas de de la delincuencia y del terrorismo. Se dice pronto, 120.000 niños asesinados legalmente cada año en España. Con la firma del jefe del estado. Con la aprobación de todos los partidos, todos, del Parlamento. Qué vergüenza más escandalosa. Con el voto de la gran mayoría de los católicos españoles, incluso los obispos, curas y religiosos. Qué escándalo.
Habrá excepciones, claro, no pretendemos demonizar como hacen ellos. Pero es que todos ellos participan de las mismas políticas, las justifican y las sostienen. Hoy voy a nombrar una excepción. Acaba de fallecer, este jueves pasado, Irene Vázquez Romero, esposa del exministro socialista José María Michavila. Lo hizo tras tener su quinto hijo el pasado 1 de noviembre y seguramente como consecuencia directa del parto. Pero qué pena que una mujer provida, de la REDMADRE, entregada a todos, haya tenido que estar casada con un ministro de Justicia que mientras lo fue permitió que el aborto siguiera avanzando y creciendo imparablemente en España, con el gobierno de Aznar. E introdujera la píldora abortiva, la RU-486, para encubrir estadísticamente la cifra de abortos quirúrgicos, que sin embargo, no dejó de aumentar.

La condena del patriotismo

6.-  Por eso no nos aguantan, porque somos la luz en medio de las tinieblas, porque decimos estas cosas. Porque nos atrevemos a ir a un acto oficial disimuladamente separatista y atentatorio contra la unidad de España y gritamos “no nos engañan, Cataluña es España”, sin agredir a nadie. Pero eso, gritar España y el espectro de Francisco Franco, eso no lo pueden aguantar. Se reúne el Congreso para condenar por unanimidad semejante provocación. Todos detenidos. Y las condenas de todos. Porque no tienen sentido del ridículo. Sólo tienen pánico.

La ruina y el caos

7.- Han convertido España en una ruina. Los parados, los despidos con leyes antiobreras, la corrupción galopante, como si no tuvieran bastante con sus fantásticos emolumentos, trincando dinero a espuertas de donde pueden.
La familia destruida, la economía paralizada, la gente desahuciada, la gente tirándose por los balcones, la extrema izquierda campando, nunca mejor dicho, por sus respetos, por el campus universitario que preside un comunista como su padre y que se apellida Carrillo como su padre. Otra vergüenza intolerable. Delincuencia, violencia juvenil, drogas, marginación, invasión migratoria, lucha de géneros, pero la culpa no es de ellos, no. La culpa es de Franco o de la extrema derecha.

La educación

Claro que, puestos a educar a la Juventud, menudo ministro de Educación se ha buscado el barbas gallego. Lo primero, echarse como secretaria de estado y colaboradora a una mujer casada, con la que ha cometido adulterio y se ha arrejuntado, rompiendo así un matrimonio y una familia. Menudo ministro de Educación para educar a la juventud.

Exhorto final: Unidad y Acción con “La España en marcha”

Por eso, camaradas y amigos, se hace necesario que nos unamos y que luchemos para salvar a España, para dar su merecido a estos cobardes, para recobrar la gloria y el esplendor de nuestra Patria, para honrar la memoria de nuestros caídos, para que estos sinvergüenzas no se salgan con la suya. Tenemos esta iniciativa de “La España en Marcha” que hay que apoyar, porque tiene un manifiesto que recoge todas estas aspiraciones patrióticas y porque quienes la componen han sabido reflejar ese anhelo tan sentido y tan proclamado en esta plaza, ese anhelo de unidad. Unidad a la que también han sido invitados expresamente otros, que han rehusado, aunque seguiremos intentándolo y proponiéndoselo. Pero esa Unidad y ese programa hay que hacerlos extensivos a todos los españoles. Necesitamos militantes comprometidos, gente que haga algo. Porque los ideales no se desarrollan en la fantasía de las mentes, sino en los hechos y ejemplos de los hombres. Es un imperativo moral.
Unidad y Acción, esa es la consigna. Por Franco y por José Antonio. Por Dios y por España.
Arriba España, Viva Cristo Rey.