Últimas noticias

jueves, 31 de octubre de 2013

El coro de los hipócritas, contra el auténtico patriotismo español

El coro de los hipócritas, contra el auténtico patriotismo español

La librería Blanquerna, que acogía una exposión sobre Salvador Espriu y La Cábala judía, todo un símbolo del espíritu del catalanismo.

Unos jóvenes patriotas españoles han entrado en escena y se han atrevido a protestar, a pecho descubierto, contra el crimen de lesa patria que se lleva perpetrando desde hace muchos años ya y que tiene un momento culminante en la llamada Diada, tergiversando el hecho histórico y transformándolo en la reivindicación nacionalista de una Cataluña independiente y separada de España. 
En escena, el criminal separatista que enarbola el cuchillo con la intención de dar muerte a la indefensa España. Y cuando al escenario sube el joven español que quiere sujetar el brazo homicida, el coro de los hipócritas no denuncia al criminal, sino al defensor desarmado, al que pretende salvar a España. 
Ah, es intolerable, eso no está en el guión. Con España hay que acabar y si alguien se opone, ese es el que debe ser detenido, juzgado, enjuiciado, encarcelado, insultado, prohibido, castigado, reprimido y repudiado.
El sindicato del crimen, compuesto de corruptos, abortistas, impíos, adúlteros, apátridas, enemigos de todo lo bueno, que se ha apoderado del poder y de todos sus instrumentos, no puede consentir que el pueblo español reaccione y les expulse sin contemplaciones. Tiene que ser contundente y reprimir sin contemplaciones a los que se atreven a ser españoles y a demostrarlo, no sólo a sentirlo en su corazoncito refugiados en su sofá, desahogando su ira ante la televisión con denuestros que sólo escuchan las hombreras de su camiseta.
Una docena de españoles con sangre en las venas se ha atrevido a decir "no nos engañan, Cataluña es España" y "Catalanidad es Hispanidad", que eso corearon durante un minuto en la caverna de los complacientes, de los que conspiran para repartirse los despojos de esta maltrada e indefensa España, trajeados y risueños, con canapés y champán. Y se han atrevido, no en sus casas, sino a la cara de los responsables, en su propio tugurio.
Una docena de valientes, de bravos, de españoles no castrados, ha salido en defensa de España. Lo han hecho pacíficamente, aunque quieran hacer ver lo contrario todos los medios de comunicación. No han agredido a nadie, sino que han paseado sus banderas españolas y sus voces de españoles hasta el fondo del antro.
Ay, que alguien esparció polvos pica-pica, a saber; no serían los doce, no. O sería alguna feminista histérica de esas que tiran de spray antiviolador en cuanto se les acerca algún hombre menos perfumado que ellas.
Que se cayó algo y se rompió algo. A saber si no fueron los aterrados enterradores de España en su huida, que la creyeron bien muerta y se les reapareció durante un minuto.
Ah, si te asaltan con barras de hierro y te abren la cabeza, la policía no los encontrará. Y si los encuentras tú la policía tampoco hallará medio de encausarles. Y si asaltan capillas católicas, como en la Universidad, o a los peregrinos que acudían a la Jornada Mundial de la Juventud, nadie se rasga las vestiduras como ha hecho ahora el coro de los hipócritas. Ni que suspendan conferencias en universidades, ni que invadan oficinas bancarias o las casas de los mismos políticos. Como todo eso lo hace la izquierda, que tiene patente de corso y es intocable, nada pasa. Pero que unos jóvenes españoles se atrevan a gritar Viva España, eso es un delito gravísimo en esta democracia. Eso lo tienen que condenar todos los partidos. Y el Gobierno. Y las Cortes. Y la intemerata, que no tienen sentido del ridículo.
¿Qué demuestra lo sucedido y sus repercuciones? 
1.- Que aún quedan españoles. Por lo menos, 12.
2.- Que el contubernio democrático tiene pánico a una reacción española.
3.- Que lo que no tiene la mafia opinante y gobernante es sentido del ridículo. Que una docena de españoles les ha puesto en ridículo, los ha espantado y los ha aterrorizado sólo con la palabra España en la boca.
4.- Que todos los golpes y denuestos que han asestado en su vergonzosa histeria se convertirán muy pronto en un boomerang que les golpeará a ellos, porque les han dicho a todos los españoles que aún quedan españoles y que ya saben dónde tienen que ir a alistarse para defender a España.

José Luis Corral



Jue, 12 de Sep, 2013 10:48 pm

aje@ctv.es
Enviar mensaje Enviar mensaje

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Acción Juvenil Española Share on Blogger Template Free Download.