sábado, 9 de junio de 2018

Apuntes breves de una gira por España, Italia y Francia

Con motivo del reciente acto de celebración de la Victoria Nacional en la Cruzada de Liberación, hemos visitado algunos lugares muy significativos de España, Francia e Italia que no queremos dejar de compartir con nuestros seguidores, aunque sea brevemente.
Santa María de Huerta
 El monasterio cisterciense de Santa María de Huerta, habitado por monjes, un ejemplo típico del gótico, con su portada austera, pero bellísima y uno de los mejores rosetones del gótico español. Allí están sepultados el Cardenal de Toledo y codirigente de la Batalla de las Navas de Tolosa, Ximénez de Rada, y el fundador de la Orden de las Calatravas, San Raimundo de Fitero.


Subsiste, aunque muy abandonada, una lápida que recuerda a los Caídos de la localidad.
Catedral vieja de Lérida
 La Seo vieja, románico-gótica, en lo alto de la ciudad de Lérida, fue ocupada por las tropas de Felipe V y utilizada como fortaleza militar por su privilegiada situación. Mantuvo su carácter militar hasta 1948, en la que Franco se la devolvió a la ciudad. Gracias a la ocupación, se mantuvo intacta la estructura del edificio, que hubiera sido remodelado sin duda alguna en la época barroca, por la pequeña capacidad de su templo románico. Además, a cambio tuvieron una nueva catedral, barroca y neoclásica, en todo el centro de la ciudad, más accesible y cómoda. Así, ahora tienen dos.
 
El claustro gótico de la Catedral de Lérida es considerado uno de los mejores de Europa y el más grande del arte ojival.
Manresa
 Berenguer de Montagut, el mismo que construyó Santa María del Mar en Barcelona, es el autor de esta impresionante catedral de Manresa, aunque la fachada que se ve de frente es de 1925 en adelante según idea de Gaudí. La Torre cuadrada más elevada se hizo en 1952. Esta joya comenzó a ser derribada tras ser saqueada y sus muebles, imágenes y ornamentos incendiados delante, el 24 y 25 de julio de 1936. El Comité Revolucionario Antifascista acordó demolerla, como hizo efectivamente con otras 7 valiosas iglesias de la ciudad, góticas, barrocas y del siglo XIX. Los arquitectos encargados se dilataron y tiraron sólo las partes más nuevas, dejando de hacerlo en octubre porque la llegada de refugiados hizo necesario habilitar la nave del templo para acogerlos.



 Otro lugar muy significativo es la Cueva Santa, donde San Ignacio pasó 11 meses en retiro, hasta componer los Ejercicios Espirituales. Este santo lugar se salvó de la destrucción porque su inmenso edificio colindante, seminario y casa de ejercicios, fue ocupado por la Guardia Civil afecta a la República como acuartelamiento y el templo como almacén municipal donde guardar las obras de arte que se salvaron del resto de las iglesias destruidas, incluida la Seo.
 Complejo jesuita de la Cueva Santa. Acoge peregrinaciones, retiros, congresos y ejercicios.

 Templo de San Ignacio - Cueva Santa
 Acceso a la Santa Cueva
Interior de la Cueva Santa
Annecy
 Annecy es una preciosa ciudad al pie de los Alpes, en la Saboya que una vez también fue española y que se disputaron Italia y Francia durante siglos. Bebe las aguas purísimas del lago de su mismo nombre, que se introduce en sus entrañas formando canales como la Venecia de Saboya. Las aguas son glaciares. Edificios con sabor, soportales y plazas, conforman una ciudad encantada, muy visitada por los turistas. Además, se la conoce como la Roma de los Alpes por sus numerosas y bellas iglesias, ya que aquí se instalaron los católicos que huían de la persecución calvinista en Ginebra, de donde era Obispo San Francisco de Sales, que no pudo residenciarse allí y hubo de residir en esta localidad, donde había nacido.
 La Catedral de Annecy es más espectacular por fuera que por dentro.
 Nos encontramos una reunión de jóvenes, posiblemente de catequesis.
Una placa grande en el exterior recuerda que aquí le pidió la madre de San Francisco de Sales un hijo a Dios. Y que cuando era obispo y predicaba aquí una paloma blanca descendió sobre él.
En la Iglesia de San Francisco de Sales reposaron durante siglos los restos de San Francisco de Sales y Santa Juana Chantal, hasta que el lugar se quedó pequeño por las peregrinaciones y hubo que construir la Basílica de la Visitación.
 Pero fue en esta gótica de San Pedro donde el autor de "Introducción a la vida devota" y fundador de las Salesas ejerció su ministerio episcopal.
Tiene un altar dedicado.
 Entre 1909 y 1930 se construyó la Basílica de la Visitación, en un alto que domina la ciudad y el lago, con su torre de 70 metros de altura.
 Los dos fundadores de las Salesas, cuyos cuerpos están incorruptos, Santa Juan de Chantal y San Francisco de Sales, están en sendas sepulturas de la Basílica.

Un buen sitio para encontrarse los camaradas.
Y a cruzar el Mont Blanc, la cima de Europa, por un largo túnel de peaje.
Para cenar con los camaradas italianos en La Píccola Caprera. La crónica de la Jornada del día siguiente forma parte de otro artículo ya publicado en el blog.
Predappio - Casa natal y tumba del Duce, Benito Mussolini
 Quisimos visitar la tumba del Duce en Predappio, su pueblo natal, pero estaba en obras inaplazables emprendidas por la familia.

 Aun así, pudimos contemplar la bella iglesia románica que se encuentra en el recinto.
 Y la Parroquia de San Antonio, construida por orden del Duce. Sendas placas en su interior lo recuerdan.


 Y nuestro saludo en el libro de visitas.
 La casa natal estaba cerrada. No es todo el edificio. Tan sólo la parte superior del edificio que se ve de frente.
Fratta Terme
 Un lugar de balnearios levantado también por el Duce. En la imagen, la Casa del Fascio, que ahora se emplea como residencia de ancianos. A la izquierda, un monumento recuerda a todos los muertos de la Primera y la Segunda Guerra Mundiales.

Entre los muertos hay varios niños en 1944. Por fuerza tuvo que ser por algún bombardeo aliado, pero obtener estos datos es muy complicado, por la ocultación que hacen los "vencedores".
Meldola
 Imponente fortaleza en este pueblo donde Mussolini estuvo detenido 10 días en 1908 por organizar unas elecciones no autorizadas. Las águilas de la finca de abajo son un claro exponente fascista, pero ningún cartel nos da explicaciones.
Alessandria
 Alessandria es una pequeña ciudad, aunque bella y ordenada. Destacan la Catedral y su esbeltísima torre, así como la Ciuttadella, fortaleza del siglo XIX. Sus grandes plazas asoportaladas y



 Turín
 Nos encontramos la Catedral de Turín cerrada. Lo más importante de ver es el Santo Sudario donde fue envuelto el cuerpo exánime de Jesucristo y que quedó impregnado de su figura por la radiación emitida al resucitar.
 La Catedral se halla junto al Palacio Real, formando un grandioso conjunto monumental.

 Esta es la fachada principal del Palacio Real.
 Y esta otra foto es en el mismo punto, pero al revés.


Después, la obligada visita a la Basílica de María Auxiliadora, uno de los lugares más sagrados y preciosos del cristianismo.
 Tanto el exterior como el interior son impresionantes. Una magnífica arquitectura clásica, con preciosos mármoles veteados, predominando el tono rojizo.
 La imagen de María Auxiliadora es de las más bellas que pueden encontrarse, tanto en escultura como en pintura.

 El cuerpo incorrupto de San Juan Bosco impresiona. Es posible acercarse a centímetros de él.
 También está el sepulcro de Santo Dominguito Savio. En otra capilla, Santa María Mazzarello, la Fundadora de las Hijas de María Auxiliadora, vulgarmente conocidas como Salesianas, también incorrupta.
Toda la ciudad de Turín es muy monumental. No es posible en esta breve crónica hacer mención de todo. También se la considera una de las ciudades más satanizadas actualmente. De hecho, al día siguiente de nuestra estancia, se reunía la Conferencia Bilderberg.
Grenoble
 Al pie de los Alpes hay otra ciudad, Grenoble, donde comenzó la Revolución Francesa de 1789 antes que en París. Visitamos la Iglesia de San Luis, construida en 1699. Había un concierto de música clásica. Quizá ese sea el destino de muchos templos en el futuro, aunque no podemos sacar conclusiones precipitadas de una sola visión.

En el templo se aprecian muchos remiendos y un interior bastante despoblado, pero no nos ha sido posible encontrar información sobre su posible destrucción en el pasado.
Muy reconfortantes y necesarias estas visitas a pequeñas ciudades, pues el alma de los pueblos se halla mejor en ellas que en las grandes capitales. La vieja Cristiandad conserva tesoros innumerables, a pesar de los inmensos ataques sufridos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario