sábado, 13 de enero de 2018

Homenaje a Mota y Marín en el monumento de Majadahonda

 Un año más, numerosos camaradas rumanos, españoles y también franceses esta vez, se han dado cita en el monumento sito en Majadahonda en honor de los legionarios rumanos Ion Mota y Vassile Marín, que dieron gloriosamente su vida en la Cruzada Nacional de Liberación, cuando combatían al comunismo ateo y destructor.


 Poco antes del mediodía, pese al día nublado y frío, se fueron congregando los venidos al acto, a pesar de la amenazante lluvia que sólo apareció al finalizar el acto en forma de suavísima bendición para arreciar más tarde.
 La doble M del monumento, coronado por la Cruz, resplandecía limpia tras los trabajos de varios días hechos por voluntarios para borrar los infames rastros que los retrovirus comunistas siguen dejando con un odio inextinguible, cuya marca dejan ellos mismos como el caracol se arrastra sobre su baba.
 Una formación de abanderados de las distintas organizaciones se alineó en un lateral. Movimiento Católico Español, La Falange y el Partido Nacionalista Francés, entre otros.


 Entre los asistentes, el General Blas Piñar, José Luis Jerez, Alfonso Blanco y Alfonso Sánchez, Luis Felipe Pérez, Jorge Álvarez, la familia Espona, José Luis Corral, Manuel Andrino, etc.
 En la imagen, Carlos Pérez de Tudela y Marcel Trevisor, que pasó muchos años en las cárceles comunistas rumanas.

 El Padre Marius Visován, greco-católico, rezó un responso y recordó la figura de los mártires. Después, dos discursos de representantes rumanos.


 Por último, tomó la palabra Miguel Menéndez Piñar, que recordó cómo el monumento se mantiene a pesar de todo, incluidas la ley de memoria histórica, los acuerdos del ayuntamiento de Majadahonda, los ataques de los warros y las inclemencias del tiempo. Pronto van a ser acometidas las obras para perimetrar el recinto y evitar o dificultar los accesos de intrusos.
 Por fin, se cantó el "Cara al sol" con el brazo en alto, dirigido por Manuel Andrino.


 Varios de los rumanos, algunos con trajes típicos, cantaron varias canciones tradicionales rumanas, entre ellas el Himno de la Guardia de Hierro, punta de lanza del Movimiento Legionario Rumano, la Legión de San Miguel Arcángel.
 Para terminar, la comunidad rumana ofreció bebidas y alimentos típicos para estas ocasiones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario