domingo, 1 de noviembre de 2015

Actos fúnebres en el Cementerio de los Mártires de Aravaca.

 
Monseñor Martínez Camino, Obispo Auxiliar de Madrid, fue el oficiante principal de la Misa en el Camposanto de los Mártires de Aravaca, que acoge los restos mortales de más de 800 asesinados por los demócratas republicanos, entre ellos Ramiro de Maeztu y Ramiro Ledesma Ramos.
De ellos, 24 han sido ya beatificados, por lo que el recinto es un verdadero Santuario. Don Juan Antonio mencionó uno a uno a cada uno de esos mártires, relatando brevemente su martirio. Entre ellos hay varias religiosas, una de 86 años de edad.
El prelado exhortó a la Esperanza y a rechazar visiones materialistas de la muerte, que es el encuentro con Cristo.
Durante la Comunión se cantó "La muerte no es el final". 


Numerosos fieles asitieron con gran devoción a la celebración litúrgica. Posteriormente, se rezó un Vía Crucis por el recinto.

Más tarde, La Falange celebró un acto de homenaje y recuerdo a los caídos, especialmente a Ramiro Ledesma Ramos, comenzando por la ofrenda simbólica de las 5 rosas en el Altar antiguo.


 Se sucedieron varios oradores para recordar a los caídos y el papel que tuvo que jugar La Falange en aquella lucha. Se repasó la vida y la obra de Ramiro Ledesma Ramos y por último el Secretario de Comunicación e Imagen, Sergio Reguilón, hizo un repaso a la actualidad nacional, enfocada desde la visión nacionalsindicalista.
La nutrida presencia de camisas azules aplaudió las intervenciones y cantó un vibrante "Cara al sol" al final, dando los gritos de ritual Carlos Batres, Presidente de la Hermandad de la Vieja Guardia.