Últimas noticias

martes, 11 de marzo de 2014

11-M ¿Golpe de Estado?

INTRODUCCIÓN
Se van a cumplir diez años de los atentados que tuvieron lugar en Madrid el 11 de marzo de 2004 en los que murieron 192 personas y 1.500 resultaron heridas. Los atentados fueron atribuidos al terrorismo islamista, muriendo los supuestos terroristas en la explosión de Leganés el 3 de abril de 2004. Del resto, solo uno, Jamal Zougam, está en prisión por su presunta participación directa en los atentados y por el testimonio más que dudoso de dos inmigrantes rumanas. El resto de condenados lo fueron por pertenecer a grupos islamistas, no por participar en el 11-M.

Pero ¿es cierta la versión oficial?¿realmente fue un atentado islamista?¿fue un asunto interno o hubo intervención externa?¿cuál fue la causa?¿qué influencia tuvo la política internacional del momento en estos atentados?
 
Antecedentes históricos
 
Para entender el 11-M, primero hay que entender la política internacional de España desde hace unos trescientos años. La Guerra de Sucesión (1701-1714) fue una guerra europea en la que las grandes potencias (ingleses, franceses y austro-germanos) lucharon entre sí para ver quién se hacía con el control de España colocando cada uno al rey que le convenía. Ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo, las potencias fueron a la guerra, que en España tomó la forma de guerra civil. Pero al final, después de haber estado enfrentadas, las potencias negociaron y llegaron a un acuerdo en el que todos ganaron algo a costa de España: el Tratado de Utrecht. Los ingleses rompieron el monopolio del comercio español en América y se quedaron Gibraltar y Menorca, los germano-austríacos se quedaron con varios territorios españoles en Europa, mientras que Francia colocó a su peón para reinar en España, que podría ser usada como un trampolín hacia América.
 
España siguió siendo una potencia a tener en cuenta durante el siglo dieciocho, pero desde entonces siempre estuvo (y sigue estando) bajo la tutela de las grandes potencias del momento, sobre todo Inglaterra y Francia (más Estados Unidos a partir de 1945) y, en menor medida, Alemania. Estas potencias han discutido entre sí para ver quién se hacía con el control de España (en particular, para robarle a España sus territorios americanos) pero, al final, han acabado negociando acuerdos para arreglar la situación. Acuerdos en los que, generalmente, era España la que salía perdiendo.
Parecida situación se vivió en 1833 al morir Fernando VII. Empezó una guerra civil entre los partidarios del hermano de Fernando (Carlos) y de su hija Isabel. Franceses e ingleses apoyaron a los isabelistas mientras que rusos y germanos apoyaron a los carlistas. La victoria de los primeros hizo que España se convirtiera en un semi-.protectorado anglo-francés durante buena parte del siglo, siendo nuestro país incapaz siempre de llevar una política independiente. Hubo un momento de esperanza cuando el general Prim echó a los Borbones, lo que acabaría costándole la vida, dentro del contexto de la guerra franco-alemana que estaba teniendo lugar, provocada en parte por el deseo de Prim de poner a un rey no impuesto por extranjeros(1). En su asesinato participaron personas de las élites españolas de acuerdo con la masonería, franceses e ingleses, alarmados por el hecho de que Prim pudiera llevar una política contraria a sus intereses. Vemos que un hecho violento promovido por potencias extranjeras cambió radicalmente la historia de España.
Si el inicio de la perdida del imperio español fue el Tratado de Utrecht, el final tuvo lugar en 1898. Con el pretexto de la explosión del Maine(el primer auto-atentado de la historia moderna)Estados Unidos declaró la guerra a España, con el objetivo de hacerse con Cuba, Filipinas y varias islas españolas en el Pacifico. España pidió ayuda a Alemania. El país germano se había unificado en 1871 y se había convertido en una súper-potencia que amenazaba el poder inglés en el mundo. Por eso España le pidió ayuda. ¿Pero qué es lo que pasó? Alemania negoció con Estados Unidos y acordaron que Alemania no ayudaría a España a cambio de que los americanos no apoyaran a Inglaterra contra Alemania. Ambos países se repartieron los restos del imperio español. De nuevo las grandes potencias negociaron entre ellas usando a España como un cromo que se intercambia por otro. Y de nuevo el resultado es que España sale perdiendo.
 
En 1975 murió el general Franco. En treinta años, España había pasado de ser un país de 25 millones de habitantes, subdesarrollado y devastado por la guerra, a otro de 38 millones de habitantes, décima potencia industrial del mundo, segunda potencia pesquera, primera productora de frutas y hortalizas de Europa, potencia turística de primer orden, fuerte y patriótico ejército que tenía avanzado el proyecto de conseguir la bomba atómica…De seguir así treinta años mas, podría haberse convertido en una potencia de 50 millones de habitantes amenazando la hegemonía franco-alemana en Europa y con la capacidad de cerrar ese punto estratégico fundamental anglosajón que es el Estrecho de Gibraltar.
 
De nuevo, incluso desde antes de morir Franco, las grandes potencias maniobraron. Estados Unidos y Alemania financiaron a los grupos políticos que al morir Franco llegarían al poder, a la UCD (el PP de la época) y sobre todo al PSOE. Todo esto se plasmó en la llamada Transición y en la Constitución de 1978. A cambio de la ayuda, el PSOE se comprometía a destruir España para que nuestro país nunca fuera una amenaza para los americanos y los franco-alemanes. El PSOE, por orden de estas tres potencias, metió a España en diversos órganos globalistas, como la UE y la OTAN(en realidad en la OTAN nos metió la UCD, el PSOE ratificó el tema con un referéndum) y a cambio tuvo que destruir la industria española, el sistema educativo, el ejército, cerrar cuatro centrales nucleares y no construir ninguna más, reducir radicalmente la presencia de los sectores primario y secundario en nuestra economía, destruir demográfica y culturalmente a España, balcanizar el país, subir la deuda y los impuestos hasta niveles insostenibles…
 
Con todas estas medidas, una vez más, las grandes potencias consiguieron neutralizar España, siempre perjudicando a la población española, que hoy es víctima de toda aquella situación que se negoció hace treinta y cinco años.
 
Copyright © 2014 Acción Juvenil Española Share on Blogger Template Free Download.