sábado, 8 de septiembre de 2018

Defensa del Valle de los Caídos en la Plaza de las Cortes

 Cientos de patriotas españoles se han concentrado en la Plaza de las Cortes para defender el Valle de los Caídos y la sepultura del Generalísimo Franco, Caudillo de España. Convocados por el Movimiento por España, que preside Pilar Gutiérrez Vallejo, muchos de ellos venidos de provincias, se han visto arrinconados en un extremo de la plaza, ya donde termina la Carrera de San Jerónimo, cercados por un importante dispositivo policial, que no ha tenido que intervenir en ningún momento, dado el comportamieto cívico de todos los presentes.



 Profusión de banderas de España, de todas las formas, en un clima de auténtico pluralismo positivo e integrador, en contraste con los que se llenan la boca de pluralismo y unidad, pero no aguantan la bandera con el escudo más glorioso y representativo, el de los verdaderos españoles sin complejos, el del águila de San Juan, que representa la catolicidad de España y el culmen de su unidad con los Reyes Católicos, proyectándose  universalmente hacia un Nuevo Mundo.
En este ambiente, verdaderamente respetuoso, no se le llama la atención a nadie si se presenta con el escudo mutilado, erróneamente tildado de constitucional, pues el único que podría ser llamado así es precisamente el del Águila de San Juan, vigente cuando se impuso la Constitución, en cuya Edición Magna figura en la primera página, cosa que también es escamoteada a los desinformados españoles, aunque tal hecho no le reporte ninguna gloria a la enseña, puesto que esa misma Constitución es la causa de nuestras desgracias actuales, comenzando por su aconfesionalidad y su Estado de las Autonomías.

No pocas de esas desgracias fueron enumeradas por el primer orador, que aparece aquí en compañía de Sandra Gutiérrez, que además se extendió en los horrores de la II República y la zona roja durante la Guerra Civil. Se trata del historiador Javier Giral Palasí, autor del libro 'Contra la manipulación de la izquierda'.
El siguiente orador confesó que fue socialista y su padre lo crió en el antifranquismo más visceral, pero que los hechos le han obligado a cambiar de opinión y darse cuenta de que Franco es lo mejor que ha tenido España en los últimos siglos. Es el articulista y autor del libro 'El Himalaya de mentiras de la memoria histórica', Laureano Benítez Grande-Caballero, profesor de historia
Pero quizá el más contundente y claro fue el último orador, el más joven, que defendió la España Católica y criticó a la Jerarquía de la Iglesia por su complacencia con los malvados y su falta de agradecimiento a quien salvó a esa misma Iglesia de la mayor persecución de su historia. Por cierto, es diácono.

Por último, Pilar Gutiérrez Vallejo, que se ha significado muy notablemente en la defensa del Valle de los Caídos y en oponerse a la exhumación del cadáver de Franco, leyó un manifiesto compendiando las propuestas del Movimiento Por España para una renovación saludable de la vida política española.
El Himno Nacional, cantado con la letra de José María Pemán, y seguido por muchos con el brazo en alto, puso digno colofón al acto. Algunos por su cuenta cantaron también el "Cara al sol", lo que contagió también a la mayoría, que no pudo resistirse a seguir y corear tan hermoso himno.
Acertó a pasar a pocos metros una manifestación de extremeños protestando por el aislamiento de comunicaciones al que están sometidos. No hubo ningún roce entre ambos grupos.


 En determinados momentos hizo su aparición la lluvia, por lo que predominaron los paraguas. Un signo de suave bendición del cielo.
 Entre los asistentes, el comunicador tradicionalista Javier Navascués, que tomó imágenes del acto. Otros conocidos fueron José Luis Jerez, Carlos Pérez de Tudela, Mari Luz Román y muchos de los mejores patriotas madrileños, los inasequibles al desaliento.
También estuvo José Luis Corral, Jefe Nacional del Movimiento Católico Español y Acción Juvenil Española, con una nutrida representación de militantes, algunos venidos de Granada y Valladolid.



6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    2. Comunista, le animo a que vaya a limpiarle el polvo a la momia de Lenin. Seguro que se lo agradecerá un montón.

      J

      Eliminar
  2. Allí estuvimos. Un detalle curioso fue la lluvia. Se podría pensar que incluso fue programada por HAARP: nada menos que las 12:00 h. tres truenos seguidos impactaron sobre el pararrayos del Ayuntamiento. Y a continuación comenzó a diluviar. Curiosamente, la lluvia cesó definitivamente a las 14:00 h., es decir al finalizar el acto. No me gustaría ser mal pensado, pero nada ocurre por casualidad. ¿Intento de boicotear el acto? Que cada cual saque sus propias conclusiones.

    J

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lluvia suave y mansa, como una bendición, durante el tiempo oficial de la concentración. Agua del cielo.

      Eliminar
  3. Muy buena crónica. La mejor que he leído en la red

    ResponderEliminar