viernes, 20 de julio de 2018

Caídos del Cuartel de la Montaña ¡Presentes!

 82 años después de la primera matanza ocurrida en la Guerra Civil, que fue la del Cuartel de la Montaña, cuyos defensores fueron asesinados después de rendirse, cientos de madrileños han acudido al lugar, donde ahora está el Templo de Debod, para rendir un homenaje a los 900 Caídos, de ellos 180 falangistas. Acto de conmemoración que podría ser considerado delictivo con la nueva y represora Ley de Memoria Histórica. En este lugar, entonces la Montaña del Príncipe Pío, fueron fusilados también los madrileños que se sublevaron el 2 de mayo de 1808 contra Napoleón.


 Desde buen rato antes del comienzo se fueron congregando en la explanada buen número de patriotas. Después de hecha la foto llegarían muchos más, que abarrotaron el lugar, como puede verse más abajo.
 También se presentó un grupito de jóvenes de estilo gótico-satanista, que parecían dispuestos a incordiar. Pronto la policía de guardia se hizo cargo de la situación y les conminó a alejarse.
 Más tarde fueron identificados, no llegando a producir ningún incidente, aunque sus intenciones eran claras.
 Begoña del Arco presentó el acto, colocándose a continuación las 5 rosas y una corona de laurel ante la figura de un mutilado que permanece como único rastro de la tragedia que aquí sucedió.

 También fue recitada la memorable Oración a los Caídos de Rafael Sánchez Mazas, inspirado poeta y escritor que acuñó el grito de ¡Arriba España! y que también participó en la composición de la letra del "Cara al sol".
 Manuel Andrino, Jefe Nacional de La Falange, pronunció un encendido discurso, duro y contundente, interrumpido varias veces por los aplausos.
Recordó los hechos acaecidos durante la nefasta II República y los múltiples crímenes cometidos por los socialistas, comunistas y anarquistas, entre ellos casi 7.000 sacerdotes, obispos y monjas. En este sentido, mostró su decepción con el Papa y la Jerarquía de la Iglesia actual.
Criticó la saña de la izquierda contra los muertos y aseguró que al igual que el Emperador Carlos V, refiriéndose a la tumba de Lutero, diciendo que "no luchaba contra los muertos, sino contra los vivos", la Falange luchó contra los vivos y no contra los muertos y lo volverá a hacer de la misma forma si fuera necesario.
 Carlos Batres, Presidente de la Hermandad de la Vieja Guardia, agradeció la presencia de todos e instó al compromiso y a la lucha, entonando el Himno falangista, ya universal, y dando los gritos de ritual.
 Entre los asistentes, el Jefe Nacional del MCE y AJE, José Luis Corral, así como varios miembros de este movimiento. Y el General Blas Piñar, entre otros conocidos.
 El "Cara al sol" sonó espléndido y rotundo en los aledaños de la Montaña del Príncipe Pío, cabe Plaza España y los Carmelitas que también fueron incendiados, frente al Palacio del Marqués de Cerralbo, líder carlista de principios del siglo XX, cuyo Palacio es ahora Museo Cerralbo.
Un puesto de La Falange recogió innumerables firmas pidiendo la derogación de la Ley de Memoria Histórica.

1 comentario: