lunes, 9 de abril de 2018

XXIX Jornadas por la Unidad Católica en Zaragoza

"Animaos y edificaos mutuamente" 1Ts 5,11
 Han tenido lugar las XXIX Jornadas por la Unidad Católica de España en Zaragoza, examinando este año la cuestión de los 40 años de la nefasta Constitución que padecemos. A la llamada del "Siempre p'alante", órgano oficial de estas Jornadas y de su Junta Directiva, han acudido militantes de las Uniones Seglares de Madrid, Navarra, Zaragoza y Valencia, junto a otros de Gerona Inmortal, Adoración Nocturna, Misioneras Rurales, Movimiento Católico Español, Acción Juvenil Española y Adveniat Hispania.
Las sesiones se han celebrado en el salón de actos de las Religiosas Nazarenas.




 El acceso a las reuniones es libre, pero no obligado, de forma que van y vienen buen número de asistentes, que entre unas cosas y otras fueron cerca de un centenar, con un notable crecimiento este año con respecto a ediciones anteriores.
 En el camarín de la Virgen se celebró la Santa Misa al mediodía del sábado 7 de abril, con todos los bancos ocupados y gente de pie, aunque en la foto se vean algunos sitios libres, porque es el momento de ir a la Comunión.
 Concelebraron 5 sacerdotes, presididos por un canónigo de la Basílica. La misa propiamente dicha se hace de espaldas al pueblo, como antiguamente, porque no es posible tocar un altar que es Patrimonio Nacional.
Al terminar el Santo Sacrificio de la Misa, puede verse en primer plano al Padre José Ignacio Dallo, alma de las Jornadas. A su derecha, el castrense Don Isidoro Castellanos; y detrás, los Padres Francisco Suárez y José Miguel Cañamás. Por último, el canónigo. Hubo confesores a disposición de los penitentes durante toda la mañana.
 David Calavía disertó sobre la "Destrucción del alma de España y de su unidad territorial".
 Tras la comida, J.Fermín G. Arizcún habló de "La Constitución ante la familia y la vida".
Pablo Gasco de la Rocha expuso un concienzudo estudio sobre "La Constitución del 78 y la destrucción de lo social".
Después, José Luis Díez presentó una película documental titulada "El eclipse de Dios".
La tarde terminó con la Exposición del Santísimo y el rezo ante Él del Santo Rosario. Predicó breve, pero enjundioso, Don Francisco Suárez. Refirió una predicción muy poco conocida de San Juan Bosco en uno de sus sueños, en 1865: una sala llena de jóvenes y una figura negra, el demonio, que posee una linterna cuyos rayos de luz llegan a cada joven y le ponen delante un recuadro luminoso donde ellos hacen deberes, leen, se comunican y saludan, ven escenas pecaminosas. ¡Los móviles profetizados en 1865!
Por fin, la Bendición con el Santísimo.
 El domingo se realizó la Misa del Juramento, en San Juan de los Panetes, hermosa iglesia barroca adosada a la Residencia de las Nazarenas.
 El Juramento fue pronunciado en nombre de todos y ante la autoridad eclesiástica, por el Presidente en funciones, Don Jaime Serrano de Quintana, por mandato del Presidente de la Junta, Don Alberto Ruiz de Galarreta.

Predicó el Padre José Miguel Cañamás, diocesano de Valencia, encargado de varios pueblos y de celebrar según el Modo Extraordinario todos los domingos a las 11 en la Ermita de Santa Lucía, calle Hospital, 15.
Nacido y criado en Perpiñán, en la Cataluña irredenta, contó cómo padeció la educación de la Francia laica y republicana. Los desprecios por ser católico e ir a misa. La prohibición de tener una imagen en la mesilla de su habitación en un albergue, cuando a los demás les permitían poner de todo, aunque fuera bárbaro y obsceno. Por eso respiraba un tanto cuando podía venir a España, a casa de sus abuelos. Se ordenó en Valencia y también hubo de sentir la desaprobación del clero por vestir sotana. Y luego por celebrar la misa tradicional.
El catedrático de Filosofía Narcís Juanola desarolló luego el tema "La Constitución y la libertad de Educación".
También hubo intervenciones en foro abierto, en lo que se ha dado en llamar "La Voz de la Sala".
 Las Misioneras Rurales nos dieron la buena nueva de la próxima beatificación del Venerable Padre Arnáiz, jesuita, fundador de su congregación, que será Dios mediante en Málaga, posiblemente en octubre, invitándonos a todos a participar en tan gran acontecimiento. Ellas se han trasladado estos meses a vivir allí para preparar el evento.
 Marisa Álvarez también aportó sus dotes de organizadora y sentido común.
 Nos visitó también Javier Navascués, de "Agnus Dei Prod".
El abogado catalán Antonio Gorrito nos advirtió nuevamente del peligro que se corre en Cataluña, donde la masonería despliega una actividad incesante para segregar este pedazo de nuestra Patria.
 El final y las conclusiones fueron tarea de Jaime Serrano de Quintana, que sacó unas 17 que pronto conoceremos en el quincenal "Siempre p'alante".
 Entre los asistentes, algunos camaradas del Movimiento Católico Español y Acción Juvenil Española. Juventud y veteranía.
Y el Jefe Nacional, José Luis Corral.
 En la comida, un detalle con Don José Ignacio Dallo con motivo de los 800 números del Palante.
Y sobremesa final y despedida, entre canciones y abrazos. La familia Ortiz, con sól 7 vástagos, que el 8º está de misionero y seminarista en Perú.
Jornadas emotivas, edificantes, gozo para el alma, descanso para la mente. Siempre con ganas de más, de volver al año que viene, que serán las trigésimas, si Dios quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario