martes, 3 de abril de 2018

La ultraizquierda intentó reventar el acto del 1º de Abril

 Ahí está. Un prototipo del ultraizquierdista fanatizado. La mirada llena de odio, los labios apretados con rabia, la mano en el bolsillo aferrando su arma, muy cerca ya, hasta que la policía lo echó.


 3 compinches feministas, que deberían llamarse feístas para hablar con propiedad, pasaron cerca, aullando de rabia, una de ellas navaja en mano, también ahuyentadas por la policía, mientras un espectador las mira con asombro.
 Otros, avisados por wasap, en el jardín próximo, entre curiosos y expectantes. Nuestro servicio de orden y seguridad estuvo atento y dispuesto en todo momento, sin que fuera necesaria su intervención, pero informando debidamente a las Fuerzas de Seguridad.
 Confiamos en que su curiosidad se viera satisfecha y pudieran aprender algo de los discursos, perfectamente audibles, así como de la majestuosidad de la escena y la solemnidad de los himnos.

 No era para menos. La bandera con la efigie de Franco, la Laureada de Navarra, la bordada con primor de La Falange, las históricas que ondearon en los 3 Ejércitos de Tierra, Mar y Aire, y la bandera lisa para terminar de cubrir la escalinata. Un espectáculo grandioso al pie del monumento representativo de la Victoria, el Arco del Triunfo que inauguramos y bendijimos el año pasado.


 Ciclistas y transeúntes del Parque del Oeste también fueron testigos.
 Otros miraban desde más lejos, desde lo que fue Templo de los Caídos, luego Paraninfo universitario y ahora Junta Municipal de Distrito.

 Algún amigo hizo un reportaje completo de vídeo de todo el acto. Esperamos que nos lo pase.
 Y una riada de coches, cientos, miles, que entraban por la carretera de La Coruña y fueron testigos asombrados del evento patriótico.
 Aunque nada mejor que ver las cosas de cerca. También hubo gente no advertida que pasó a ver y escuchar. Los de corazón limpio.
Y los militantes de toda la vida, fieles y constantes, los que nunca fallan. Los mejores, dignos émulos de aquellos héroes, mártires, soldados y santos que ganaron la Santa Cruzada de Liberación Nacional que nos redimió del terror rojo, expulsando al comunismo, el socialismo, el anarquismo, el separatismo, el liberalismo y la masonería de nuestra Patria durante una fecunda etapa de 40 años de paz, justicia, trabajo y prosperidad.
El más bello espectáculo político del mundo. El patriotismo español, con las banderas al viento, en Día de Victoria y Resurrección.
Pueden verse las fotos en grande pinchando sobre ellas.

1 comentario:

  1. Magnífico reportaje en directo con primeros planos de los envidiosos, esos varones acomplejados y con nula testosterona, contaminados por las basuras ideológicas campantes en las mal llamadas facultades de intelectuales y perritos falderos de sus corrreligionarias feminazis a las que bailan el agua para mendigar un mísero polvo.
    En cuanto a estas, cómo se nota que en el fondo desean al joven patriota fornido de gimnasio y boxeo (high jabs y ganchos de derecha con buen RAC de fondo en rings de barrio MANDAN), de comportamiento clásico, abriendo puertas, regalando flores y diciendo siempre lo guapas que van, y sintiendo celos ibéricos cuando la ven cortejada por otros hombres.

    Me intrigan los observadores silenciosos, claramente muy jóvenes, pues contemplan la escena con cara analizadora, incluso divertida. Porque la realidad es que entre las neuvas generaciones hay un auge de pensamiento patriótico que se desarrolla libremente en el mundo cibernético, mostrando una cara diplomática en su vida diaria (sobre todo en ambientes monopolizados por la anti España y el anti Cristo) aunque bien saben que con esa forma de pensar, los jóvenes TOROS ESPAÑOLES jamás podrán alcanzar la GLORIA.

    Esperemos que tengan la oportunidad de ser testigos en más ocasiones de estas manifestaciones de patriotismo español, las únicas legítimas a decir verdad que no caen en patrioterismos futboleros ni en modas de las noticias territoriales del momento

    ResponderEliminar