lunes, 29 de enero de 2018

El revanchismo marxista destruye la Cruz de Callosa de Segura


 Una vez más, el revanchismo marxista ha impuesto su fanatismo, destruyendo la Cruz que recordaba a los 81 vecinos de Callosa del Segura asesinados por las mismas ideas, las mismas siglas, la misma ideología que ahora ha procedido a su derribo. Primero con la rencorosa Ley de Memoria Histórica, que sirve para todo lo contrario, para borrar la memoria de los crímenes marxistas, aprobada por los rojoseparatistas del Congreso, PSOE, Izquierda Unida, PNV, CiU y otras pulgas insignificantes de la fauna parasitaria antiespañola, en la era Zapatero, de triste y odiosa memoria, allá por 2007. Ahora, por un gobierno municipal compuesto por socialistas, comunistas y podemitas, todos de la misma ralea marxista.
¡ QUE DIOS SE LO DEMANDE !


 No importa que la Cruz ya hubiera sido despojada de cualquier signo político, como la palabra "Caídos" o el nombre de José Antonio Primo de Rivera, al que intentaron rescatar algunos de los relacionados en la cruz, que por ello murieron. Ni importa que el terreno sea de la Iglesia. Ni que el Juzgado admita a trámite un recurso, pero sin tomar medidas cautelares que suspendieran la arbitraria, injusta y liberticida decisión contra el símbolo cristiano por excelencia, parte ya de la memoria colectiva de un pueblo que la quería conservar.
 Con nocturnidad y alevosía, con premeditación y uso de la fuerza, con la fuerza pública desalojando a los vecinos y deteniendo a los que se oponían...


Una Cruz había en Callosa,
Por todos los que
murieron,
Defendiendo nuestra
Patria,
Defendiendo al Dios
de todos,

Defendiendo nuestra
España.
Hoy de luto va a
cubrirse, el suelo de nuestra España,
Lloremos por los Caídos
defendiendo, a Dios y a ESPAÑA.
Y llevemos cada uno
una Cruz dentro del alma,
o en el cuello o la solapa.
R.Maestre.

 Los vecinos han defendido la Cruz durante 400 días y 400 noches, con rezos y oraciones, pacíficamente.

 El último día, sabiendo de los torvos propósitos de los enemigos de la Cruz, hicieron un llamamiento, que fue secundado por cientos de vecinos durante horas.
















Pero al final pudo la fuerza. La fuerza pública, la que manda el Gobierno, la que pagamos todos.






Pero los Caídos por Dios y por España, víctimas del odio marxista, asesinadas por los marxistas, no quedarán en el olvido, ni en el cielo ni en la tierra.
Y recordaremos tiempos mejores, los tiempos de una España que se ponía en pie, que se reconstruía, que cumplía las Leyes de Dios, que levantaba Cruces.



Y a los buenos patriotas, que fueron desde toda España a defender la Cruz y la memoria de los Caídos.














En enero de 2017, hace ahora un año, los movimientos patrióticos acudieron masivamente ante la Cruz de los Caídos de Callosa del Segura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario