sábado, 30 de septiembre de 2017

Multitudinaria manifestación a favor de la unidad de España en Cibeles

 Miles de personas se han concentrado en Madrid ante el ayuntamiento el día antes de la intentona separatista de celebrar un referéndum en Cataluña para desgajar esta noble y queridísima región española de la Madre Patria que es España.

 Sin respaldo alguno de los grandes partidos parlamentarios, asociaciones civiles y partidos de corte patriótico, dejando de lado sus siglas y símbolos particulares, han enarbolado banderas españolas de todas clases, con un común denominador, el rojo y gualda.
 Desde antes del comienzo del acto, mucha gente se concentraba en las verjas del Cuartel General del Ejército, como si quisieran recordarle al Ejército español que debe cumplir con su deber de garantizar la unidad de la Patria por encima de legalidades pasajeras y que hay muchos españoles dispuestos a alistarse en las Fuerzas Armadas si fuera necesario.
 Otro gran grupo patriótico desfiló por la calle Alcalá camino de Cibeles. A su paso se detuvieron ante la librería Blanquerna, parte de las dependencias de la Generalidad catalana, que el 11 de septiembre celebraba un acto en vísperas de otro referéndum al año siguiente, el 9 de noviembre de 2014. Antes de ese acto, un grupo de patriotas irrumpió en el recinto y durante un minuto, de forma pacífica, corearon gritos de "no nos engañan, Cataluña es España" y "Catalanidad es Hispanidad". Hechos por lo cual fueron condenados 14 patriotas a penas superiores a dos años de cárcel y hasta 4 años.
 Ante la librería, cerrada, una pancarta exigía la absolución de los condenados, mientras que los muchos concentrados volvieron a corear aquellos gritos con los que entraron los 14 patriotas condenados.
 Jesús Muñoz pronunció una breve arenga recordando estos hechos y diciendo que el día de mañana nuestros hijos y nietos nos preguntarán qué hacíamos aquel día en que la Unidad de España era atacada.
 Entre las banderas, una con la primera página de la Constitución, donde figura el escudo del águila de San Juan, que tantos ignorantes y malintencionados quieren prohibir acusándolo de inconstitucional, anticonstitucional o preconstitucional. Pues nada de eso, el que había cuando se promulgó la Constitución del 78 y que siguió siendo el escudo oficial hasta mediados de 1981, cuando fue cambiado por un decreto ley.
 Por eso el escudo con el águila estuvo presente, muy presente, en la manifestación, sin que esta vez hubiera los estúpidos intentos de otras veces por echarlos.


 Pero también las hubo con el Sagrado Corazón de Jesús.

 Y con el toro, otro animal característico de nuestro solar patrio. Como el león hispano. Se juntan así en nuestra Patria y en nuestra heráldica los 3 símbolos de animales de los evangelistas, águila, león y toro.
 Gente de todas las edades. Y mujeres, muchas mujeres, familias enteras.

 Juventud y camaradería.
 El viejo Palacio de Telecomunicaciones vio llegar aquella marea patriótica, educada, cívica, responsable.
 También había banderas antiguas de España, las de la Cruz de San Andrés, que de tanta gloria se cubrieron con los Viejos Tercios.

 Los calendarios de Acción Juvenil Española se agotaron. Procuramos darlos especialmente a los jóvenes, para sembrar en ellos la semilla del amor patrio.
 Y los acogen con alegría y gratitud.

Al final, alguien se trajo una megafonía casera y sonaron pasodobles, himnos legionarios, el Himno Nacional y hasta el Cara al Sol, que muchos siguieron con entusiasmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario