Últimas noticias

martes, 11 de julio de 2017

¿Castigo de Dios? O que Franco, como el Cid, gana batallas después de muerto

video
La Cruz de los Caídos de Gaztelumendi ha sido derribada, con premeditación y alevosía, tras un acuerdo municipal del ayuntamiento de Larrabezúa, que cuenta con 6 concejales proetarras de Bildu y 3 nacionalistas del PNV.

En su iglesia de San Emeterio y San Celedonio juraba el Señor de Vizcaya los fueros antes de hacerlo en Guernica.

Situada en el llamado "Cinturón de Hierro" de Bilbao, traspasar este punto causó no pocas bajas, por lo que se construyó una gran Cruz con un Altar.
 Atacada con explosivos y mazas varias veces, pintarrajeada, parecía ya un símbolo de ellos, de los separatistas, de los bilduetarras. Sólo ellos la recordaban, la odiaban y querían culminar su demolición con un acto público, entre soflamas, cantos y trapos separatistas.
Y les salió el tiro por la culata. Fueron a derribar la Cruz y terminaron en Cruces (el Hospital de Baracaldo)
La estampa de las ruinas entre banderolas separatistas expresa con mucha claridad lo que esta gentuza quiere hacer con España.
Nada nuevo. Lo mismo que hicieron sus antecesores, presos de un odio enfermizo contra Dios y contra España. 20.000 edificios religiosos fueron total o parcialmente destruidos en los años 30. Las profanaciones y destrozos de imágenes y objetos religiosos se cuentan por docenas de miles, algunos de gran valor artístico, histórico y devocional.
Pero también entonces hubo castigos muy directos a los que perpetraron tan truculentos hechos. Referiremos dos de ellos que aparecen en la "Historia de la persecución religiosa en España 1936-1939" de Antonio Montero, que puede descargarse íntegra en:

http://www.maalla.es/Libros/Historia%20persecucion%20religiosa%20en%20Espana.pdf

En la Parroquia de San Antonio de Madrid, la imagen del titular fue sacada a la carretera, donde dos milicianos apodados Cachuca y Castorín, dispararon a placer sobre ella, le arrancaron la cabeza y la utilizaron para jugar al fútbol. Del segundo de ellos se ha dicho que "al terminar la faena se puso a comer un chorizo con el fusil apoyado en el pecho; éste se disparó, entrándole la bala por debajo de la barbilla y quedando muerto cerca de la imagen".
Durante el saqueo de la Catedral de Menorca, el 27 de Julio de 1936, una mujer de ademanes diabólicos recogió una sagrada forma, la adhirió con saliva sobre su frente y de esa guisa recorrió Ciudadela en infame procesión, sobre un coche de milicianos. Dícese que "en este caso fue bien visible y tremenda la justicia de Dios: el 20 de marzo de 1937 la desdichada fallecía, víctima de meningitis tuberculosa, que le producía terribles dolores de cabeza. Los marxistas deploraban la muerte de esta "camarada", cuyo cadáver, con la faz pintada de colorete, fue expuesto en el local del Socorro Rojo y sepultado con gran acompañamiento".

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Acción Juvenil Española Share on Blogger Template Free Download.