lunes, 23 de enero de 2017

Manifestación de La Falange en defensa de la Cruz de los Caídos de Callosa de Segura

 La Falange ha celebrado una manifestación por las calles de Callosa de Segura, finalizando en la Plaza de la Iglesia, donde tuvieron lugar varios discursos y ceremonias.
 La plaza de la Iglesia, donde se yergue la Cruz de los Caídos con los nombres de los 81 asesinados por el Frente Popular, la mitad falangistas, se abarrotó de gente.
 Numerosas banderas, sobre todo españolas y de Falange, daban gran colorido a la manifestación y a la concentración.
 La pancarta de cabecera recordaba a José Antonio, siempre presente, y exigía la derogación de la mal llamada "Ley de Memoria Histórica".
 La manifestación discurrió por la avenida principal hasta llegar a la gran iglesia del pueblo, dedicada a San Martín de Tours y también arrasada por los rojos en 1936.

Muchos vecinos observaron desde las aceras, en el recorrido y en la plaza, con respeto. Hubo algún conato aislado de protesta de rojillos que no comprenden que si ellos se pueden manifestar los demás también, rápidamente acallados por los manifestantes y apartados por la Guardia Civil, que desplegó un importante servicio.
 La Falange estuvo apoyada por el Movimiento Católico Español, Acción Juvenil Española y Fuerza Nueva Andalucía, con gente de varias provincias, encabezados por José Luis Corral y Juan León.
 El Ayuntamiento, cerrado pero con habitantes en su interior, fue testigo del llenazo de un recinto que pertenece a la Iglesia y no al municipio.
 También estaba cerrada la iglesia, pero su magnífica portada gótica y su torre fueron testigos del evento.
 También asistieron muchos vecinos desde sus terrazas.
El mensaje por la Unidad de España no es menos importante que la Cruz de los Caídos. Ambas cosas van unidas, como demuestra la Historia. Fe y Patria.
Llamé al Clero y no me abrió.
Mas, si sus puertas me cierra,
Desde la humilde tierra,
La Oración de los Caídos rezo yo.
Begoña del Arco recitó la Oración de los Caídos de Sánchez Mazas.
Un joven falangista pronunció los nombres de los 81 caídos que figuran en el pedestal de la Cruz, que fueron respondidos uno a uno con un impresionante ¡¡¡ PRESENTE !!!
Presentó el acto Juan Pedro Marín, Jefe Territorial de La Falange. Intervino el historiador Francisco Torres, voz alta y clara, argumentos contundentes, la verdad por delante. Para reclamar respeto a los muertos, a la historia y a la verdad. Para denunciar fraude de ley al querer aplicar una ley de por sí inícua a casos que no les corresponde, porque los muertos son víctimas y la ley dice que hay que honrarlas a todas. Y la Cruz no puede considerarse un símbolo político franquista.

Un vecino de Callosa del Segura, familiar de algunos de los caídos y miembro de la Plataforma en Defensa de la Cruz, intervino para explicar que en 80 años nadie se ha sentido molestado por esa Cruz que ahora quieren quitar, lo cual es una ofensa a un símbolo cristiano y a los asesinados.
Manuel Andrino, Jefe Nacional de La Falange, hizo un enérgico discurso denunciando a los asesinos de ayer y a sus compañeros de hoy, con las mismas siglas de los mismos partidos y con la misma ideología de entonces. Son los que pretenden que se retiren estos testimonios de su villanía, de su crimen y de su odio. Mientras ensalzan a figuras siniestras y asesinas como Carrillo y La Pasionaria.
 La gente escuchaba a pie firme, sin importarles el frío, aunque finalmente los agoreros pronósticos del mal tiempo no se cumplieron.
 Por fin, se prendieron las 5 rosas simbólicas en la verja de la Cruz.
Y el "Cara al sol" para finalizar, muchos con el brazo en alto y otros en respetuoso silencio.
 Después tuvo lugar una concurrida comida de hermandad en un restaurante de la zona, que tuvo que habilitar mesas nuevas para atender al crecido número de comensales.

 La mesa presidencial.
Camaradas en alegre fraternidad. Estos, de Murcia, Andalucía y Madrid, con Juan León.
 Más tarde se presentó un nuevo libro de Francisco Torres, que se centra precisamente en los hechos en torno a los caídos y mártires de Callosa de Segura y de cuantos intentaron liberar a José Antonio Primo de Rivera de la Cárcel de Alicante, donde se hallaba recluido y donde fue finalmente fusilado, en compañía de dos falangistas y dos carlistas, gran signo precursor de la Unidad.
Esos falangistas eran de la Vega Baja, la comarca de Callosa. Otros muchos falangistas fueron asesinados en la provincia, unos 223 a 225 de un millar de caídos en Alicante. El libro se titula "La Vida por José Antonio".
La presentación fue seguida con mucha atención y el autor firmó y dedicó ejemplares al final.


No hay comentarios:

Publicar un comentario