sábado, 26 de noviembre de 2016

Los vecinos y los patriotas defienden que la calle se siga llamando Caídos de la División Azul

 La lluvia no ha impedido que numerosos vecinos y patriotas, así como descendientes de caídos y combatientes de la División Azul, se hayan manifestado sin partidismos en defensa del nombre de la Calle Caídos de la División Azul, amenazada por el revanchismo socialista, comunista y podemita.
El acto ha contado con gente de todas las edades, también de alumnos del cercano colegio del Recuerdo, de los jesuitas.
En las alocuciones se ha recordado que aquellos voluntarios fueron a luchar contra el comunismo y que aquello no puede enmarcarse en la Ley de Memoria Histórica, pues ni fueron actos de la guerra civil ni actos de gobierno. Aquellos héroes dieron su juventud por un mundo mejor, en consonancia con sus ideales. Murieron más de 4.500.
Los políticos, que cobran abundantes dietas por participar de estas comisiones revisionistas y revanchistas, no tienen argumentos cuando se habla con ellos, pero se mantienen en sus aviesas y obstinadas intenciones.
Además de una ofensa a la memoria de mucha gente y de sus familiares y descendientes, estos actos administrativos ocasionan gran perjuicio a los vecinos, que deben cambiar sus tarjetas de visitas, avisar a bancos, empresas suministradoras de agua y energía, seguridad social y hacienda, publicidad de las empresas, etc. Todo ello tiene un elevado coste económica y supone un gran trastorno para unos vecinos que están conformes con el nombre de su calle, en la que han vivido durante décadas y para quienes el nombre resulta familiar y entrañable.













Al acto se sumó también una representación de los Caballeros Legionarios, que mantienen la misma lucha en defensa de la calle Millán Astray. En su nombre, Guillermo Rocafort dirigió unas palabras de ánimo y solidaridad a los concentrados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario