miércoles, 12 de octubre de 2016

Discurso de José Luis Corral el 12 de Octubre en Montjuich



Discurso 12 Octubre 2016



Compatriotas españoles:


En este lugar privilegiado llevamos ya bastantes años izando la bandera de España y defendiendo su unidad, su integridad, su identidad y su independencia.

En este monte sacro, donde fueron martirizados tantos buenos españoles, como también en los montes que se alzan enfrente vuestro y detrás de mí.

En una Jornada que pudiera ser la última si se cumplen los siniestros planes de los enemigos de la Patria, que han convocado un referéndum ilegal para independizar este trozo de España, separándola del resto de las regiones a las que ha estado unida geográficamente desde la formación de los continentes e histórica y políticamente desde hace 2.500 años.

Aquellos íberos del Levante recibieron las colonias griegas, fenicias y cartaginesas al mismo tiempo, por el mismo Mar Mediterráneo. La Hispania Citerior, luego Tarraconense, ya tenía acomodo en una Hispania unificada políticamente por el Imperio Romano, aunque todavía no independiente. Lo fue con los visigodos, que tuvieron capital en Tolosa, luego en Barcelona y al fin en Toledo.

Así pues, Hispania, España, es anterior a sus regiones. Es una realidad, un sustrato primero que se mantiene hasta el día de hoy. Que manos traidoras quieren romper.

Cataluña, que no existía ni como concepto ni como realidad política hasta bien entrada la Edad Media, sufrió la misma invasión musulmana que el resto de la Península, no fue sino la Marca Hispánica de la Reconquista, luego un conjunto de condados independientes que no se unificaron sino bajo la Corona de Aragón. Que la cuatribarrada no es otra cosa que la bandera de la Corona de Aragón.

Nunca, jamás, Cataluña fue independiente. Quieren determinados políticos que lo sea ahora, esgrimiendo unos derechos históricos inexistentes, que sólo prueban lo contrario, el derecho de Cataluña a ser parte integral y fundamental de España.

Para conseguir su propósito llevan 40 años de terrorismo institucionalizado, haciendo la vida imposible a los demás.

Consiguieron el exilio masivo del profesorado a principios de los años 80, sustituido por otro profesorado afín a sus aviesas intenciones, mientras los políticos centralistas les regalaban graciosamente la Educación para que pudieran engañar, manipular y utilizar a niños y jóvenes, que han sido engañados sobre nuestra historia y nuestra realidad.

Llevan 40 años robando mientras señalan con el dedo a España y gritan “Al ladrón, al ladrón”.

Llevan 40 años haciendo la vida imposible a los demás, presionando, multando, poniendo mordazas a los españoles que no renuncian a serlo. Y son muchos los que han emigrado.

Llevan 40 años favoreciendo una inmigración de musulmanes para crear una base social que no se identifique con España. Favor que les pagarán, de cumplirse sus malvados planes, con la yihad y con el burka, poniéndoles genuflexos y con la frente en tierra de cara a La Meca, ya que no quisieron reconocer al Sol que viene de lo alto desde Jerusalén y Roma.

Todo para mutilarnos a los catalanes y al resto de los españoles. Para robarnos a todos. Porque de todos es cuanto ampara nuestra geografía Patria. La Patria es el Patrimonio que nos han legado nuestros antepasados. Y nuestros antepasados no nos han legado una colección de microestados independientes, sino una Patria común, de todos y para todos.

Montjuich es igual de mío que de cualquier catalán. Y tanto derecho tiene un catalán como yo a sentirse dueño de Compostela y de Madrid, de Sevilla o de Asturias. De Menorca a La Gomera, De Creus a Finisterre, de Machichaco a Tarifa, la misma tierra española, con los mismos Pirineos que nos separan de Francia, con el mismo mar, con la misma religión, las mismas costumbres, la misma historia, el mismo sol que marca la misma hora, los mismos apellidos, la misma sangre, la misma cultura.

Todo nos une. Sólo nos separa la ambición de los políticos.

Los que quieren poner fronteras y barreras, romper la unidad en un tiempo en el que toda Europa camina a una mayor cooperación, los que arriesgan el bienestar de todos y la paz, los que ocultan que esos caminos conducen a la guerra. Sí, a la guerra. A la confrontación bélica, al odio, a la división familiar, al rompimiento de tantas cosas buenas que venimos compartiendo y que quedarían definitivamente rotas, heridas por el odio, el resentimiento y la frustración.

Esos son unos criminales. Criminales de lesa patria, culpables de sedición y de traición, merecedores de los más severos castigos.

El Estado Español debe intervenir ya. Debe ilegalizar a las entidades separatistas, suspender la autonomía y privar de la nacionalidad española a cuantos alardean de no ser españoles, privándoles de sus derechos políticos.

Y si las instituciones políticas son incapaces de cumplir con su deber, debe ser el Ejército Español quien cumpla su deber patriótico, reconocido además constitucionalmente, de asegurar la unidad, la integridad, la independencia y la soberanía de nuestra Patria.

Y nosotros ofrecemos al Ejército Español el ímpetu de nuestras juventudes para defender a la Patria.

Mientras, continuaremos luchando incansables, alertando a todos los españoles sobre el grave deber que tienen de organizarse, alistarse y luchar para impedir que España se rompa. Luchar con la presencia física en los actos, con la militancia, con su dinero, con su oración, con su participación entusiasta.

No es una opción, es una obligación moral ineludible. En esta hora crucial todos debemos cumplir nuestro deber.

Que nos ayude la Virgen María, Reina de Cielos y Tierra, que nos visitó en Zaragoza dejándonos El Pilar, que veneramos como Moreneta, Almudena y Macarena y con mil títulos en todos y cada uno de los pueblos de España. Y la inmensa legión de santos y mártires de nuestra historia patria.

Compatriotas:

¡¡¡Viva Cataluña Española!!! ¡¡¡ Viva España!!! ¡¡¡Arriba España!!! ¡¡¡Viva la Hispanidad!!! y ¡¡¡Viva Cristo Rey!!!