martes, 3 de mayo de 2016

¡ Oigo, Patria, tu aflicción !

 El Dos de Mayo ha sido conmemorado con fervor y patriotismo ante el monumento que recuerda la gesta de aquellos madrileños que espontáneamente se levantaron contra el invasor francés.
 A los pies de la escalinata que da acceso a la fachada principal del monolito, donde figura también una llama ardiente perpetua, se fueron situando los jóvenes abanderados que escoltarían el acto.
 Organizado por el Movimiento Católico Español y Acción Juvenil Española, se sumaron al mismo representantes de Democracia Nacional, Tercios Aguilar y Noua Dreapta, de Rumanía.
 La ceremonia comenzó al son de "La muerte no es el final", subiendo la escalinata para prender en la verja las 5 rosas rojas simbólicas del homenaje a los Caídos. Luego se rezó un breve responso.
 Pronunció un discurso José Luis Corral, Fundador y Jefe Nacional del MCE y de AJE, que resumimos a continuación:
Estamos aquí por patriotismo, porque nos importa toda la Historia de nuestra Patria, desde la Prehistoria hasta nuestros días, desde la Dama de Elche al Valle de los Caídos.
Además, porque la Historia es Maestra de Vida y porque, como nos recordaba el Caudillo, Franco, los pueblos que olvidan su Historia están condenados a repetirla.
Por eso las Fuerzas Nacionales han sabido recordar y revivir estos hechos históricos, no para sesiones literarias ni fiestas folklóricas, sino para retomar esa Historia, compararla con el Presente y aprovechar sus enseñanzas para proyectarnos hacia un Futuro mejor. Así, pasado, presente y futuro se conjugan felizmente en las tres potencias del alma, Memoria, Entendimiento y Voluntad. Esa forma de actuación política, que algunos critican, es sencillamente maravillosa, es un feliz acierto.
Hay varias lecciones en aquellos hechos. Primero, que cuando todo falla es el pueblo español el último garante de nuestra existencia como Patria y como Nación, aunque fallen todas las instituciones como fallaron todas entonces.
Hoy ese pueblo español se encuentra adormecido, alienado, por una catarata de propagandas que parten de todos los medios de comunicación, de la enseñanza y de los poderes fácticos. Nos tememos que cuando ese pueblo español despierte, con la misma rabia y determinación que el 2 de mayo de 1808, será implacable con todos los causantes de sus desgracias. Y que seremos nosotros, los que ahora le espoleamos para que despierte, quienes debamos templar y aplacar su ira mañana.
Porque son muchas las desgracias que está soportando el pueblo español y están amenazadas nuestra Independencia, nuestra Soberanía, nuestra Unidad, nuestra Integridad y nuestra Identidad.
Por la supeditación a organismos mundialistas. Nuestra Política, nuestra Economía y nuestras Fuerzas Armadas dependen ahora de mandos internacionales que obedecen a los planes del Nuevo Orden Mundial.
Por eso vuelve a cobrar vigor el grito de alerta del Alcalde de Móstoles:
¡Españoles, la Patria está en peligro. Acudid a salvarla!
¡Viva España! ¡Viva Siempre España! ¡Arriba España!
 Un selecto grupo de patriotas estuvo presente, como los Vocales de la Junta Nacional Vidal Mayor, Manuel Macías, Roberto Simal y Ramón Rodríguez. De la Unión Seglar, Mariluz Román, Belén Gil y Carlos Pérez de Tudela. Más Gonzalo Chicharro, la señorita Enrile y Borja Gómez, entre otros.
Todos juntos recitaron la Oda al 2 de Mayo, de Bernardo López García. Y cantaron el Himno Nacional con la letra de José María Pemán.
 Las cinco rosas quedaron prendidas en la verja, como expresivo homenaje a esos héroes cuya gloria imperecedera queda reflejada en el monumento erigido por el pueblo de Madrid en 1850. Con mucha razón el espacio se llama Plaza de la Lealtad.
Algunos de los asistentes, principalmente jóvenes, hicieron luego una visita a Jesús de Medinaceli y prolongaron la tarde de camaradería tomando unos refrescos.