domingo, 13 de julio de 2014

Sobre la relación económica entre Cataluña y el resto de España, por José Luis Corral



Sobre la economía de Cataluña en su relación con el resto de España. Por José Luis Corral

En el foro “Renacer Español” de whassap, ha aparecido un anónimo que se dice español y que predica constantemente todos los postulados de los separatistas catalanistas. O es un abducido por la propaganda separatista o es un infiltrado. Digamos varias cosas.

1.- El cuestionar el patriotismo, la defensa de España y su unidad con pretextos de orden económico, desigualdades económicas, asuntos monetarios y fiscales, es una muestra de ruindad, mezquindad, insolidaridad, egoísmo, materialismo y avaricia que merecen la más dura condena moral, el desprecio y el asco más absolutos.

2.- Que los más ricos y los que mejor han vivido durante siglo y medio se quejen de que los más desfavorecidos y pobres les roben es una muestra de cinismo, soberbia y cara dura impresionantes. Como los capitalistas que se quejan de que los obreros ganan demasiado, cosa que hace un tal Rosell, también catalán, presidente de todos los empresarios españoles.
3.- Una de las razones (complejas en su conjunto) de la superioridad económica consistió en que los empresarios vascos y catalanes de finales del siglo XIX y principios del XX compraron las fábricas de textiles y metalúrgicas de Andalucía y Extremadura y luego las cerraron, eliminando la competencia, favoreciéndose de la protección aduanera de sus productos, que eran los únicos que se podían vender en toda España, aunque otros productos extranjeros fueran más baratos. Así, todos los españoles contribuimos a hacerles más ricos.
4.- Ese bienestar económico, en contraste con la pobreza extrema de muchos inmigrantes que iban llegando, les generó a aquellos egoístas el complejo de superioridad: “Nosotros somos más inteligentes y laboriosos que esos ignorantes y vagos del sur. Somos una raza superior (Sabino Arana y Doctor Robert). Separémonos, seamos independientes. Esa fue la solución de aquellos traidores, que felicitaban al gobierno de Estados Unidos por haber derrotado a España, injiriéndose en nuestros dominios americanos.
5.- Sin embargo, Andalucía fue desde el Imperio Romano el granero de Roma. Cereales, aceite, vino, salazones y metales enriquecían al Imperio. Los propios invasores árabes prefirieron asentarse allí porque era la zona más rica.
6.- Andalucía sigue generando gran riqueza. Sus olivos son un océano de oro verde y amarillo. Sus vinos son maravillosos y algunos como los de Jerez, Puerto de Santa María, Montilla, Moriles, inigualables y de fama universal. Su pesca es otra gran fuente de riqueza, mermada por la agresividad de Marruecos y las limitaciones europeas. Sus costas son las más largas de España, generando una gran riqueza turística, a la par que sus incomparables tesoros artísticos. Su ganadería, sus toros y caballos, su caza, sus cerdos y sus jamones y embutidos. Además, con los invernaderos, sólo Almería da de comer verduras y hortalizas a toda Europa, lo que se ha extendido a Granada y Murcia. En las hoyas granadinas hay clima tropical, caña de azúcar, frutos tropicales. Andalucía crea riqueza y su balance económico da superávit a España, merced a las exportaciones agrícolas y al turismo. Además, vive con alegría, merced a su buen clima y su sol, vive en la calle, es abierta, simpática, generosa, espléndida como su coñac. Crea más riqueza lo que se gasta y transmite que lo que se guarda miserablemente en la “buxaca”. Un euro que cambia 6 veces de mano cada día es como 6 euros. Mientras que 6 euros que se guardan no sirven para nada. Y además tuvieron muchos más hijos que algunos calculadores y tacaños del norte. Por eso pudieron mandar legiones de sus hijos a generar riqueza y hacer trabajos en otras regiones del norte.
7.- Es falso que dejarles a los separatistas que administren todo el dinero que recaudan frena el separatismo. Al revés, lo emplean en fomentar el separatismo. Vascongadas y Navarra no aportan ni un euro a la economía española. El resto de España tiene que sufragar el Estado, la Diplomacia, el Ejército y el resto de gastos comunes. Y además, paga a la erztzainza y a los mossos de esquadra, porque son competencias del Estado delegadas, así que las paga el Estado, es decir, el resto de los españoles, no ellos.
8.- Es falso que el supuesto dinero que recaudan en esas regiones lo generen ellos. Sólo es verdad en el IRPF de cada persona y en el IVA que cada persona de allí paga allí. Las grandes empresas tienen su domicilio fiscal casi siempre en Bilbao, Barcelona y Madrid y declaran en su domicilio fiscal lo que obtienen en toda España. Así que la ganancia que obtienen en Andalucía, Castilla o Galicia, por ejemplo, tributa como si se hubiera ganado en Bilbao, Barcelona o Madrid. Y sus autonomías dicen que es de ellos. En el caso de Cataluña, además, hay un convenio sangrante por el cual todo el IVA que se paga en Cataluña es de ellos, pero el que se paga en toda España por empresas que radican allí, también es de ellos.
9.- Es una locura decir que el dinero recaudado en cada región debe invertirse en esa región. Tendríamos unas zonas riquísimas y dotadísimas y otras zonas serían puro desierto. Y las regiones riquísimas estarían incomunicadas. Por ejemplo, si las carreteras, ferrocarriles, tendidos eléctricos y de gas que pasan por Soria, Teruel, Zaragoza, Huesca, etc. tuvieran que ser costeados por los pocos habitantes de esas provincias más pobres para que luego los aprovecharan y usaran madrileños, vascos y catalanes. Una locura.
10.- Las balanzas fiscales de los últimos años dan como resultado que Cataluña está ahora recibiendo más dinero del que recauda.
11.- A Cataluña no le roba el resto de españoles, sino que le roban sus dirigentes catalanistas. Los que costean una red mundial de embajadas, institutos catalanes, viajes, convenciones, subvenciones. Los Puyol, que amasan millones y millones de euros en Andorra, Suiza y América, los del caso Palau, los de Caixa Catalunya. Como al resto de españoles, nos roba el que tenemos más cerca. Por no hablar de los costosísimos canales de TV3, Radio Catalunya, periódicos, premios, etc. O suprimir la fiesta de los toros, que era otra fuente de riqueza. Todo por borrar cualquier resto de parecido con el resto de España. Que no busquen tan lejos, que a ellos ya les roban sus políticos, como a los demás nos roban los nuestros.
12.- Lo que hay que hacer es quitar la nacionalidad española y los derechos políticos a todos los que no se consideran españoles u ofenden a España. Se les da un status de apátrida y a respetar las leyes. No pueden ser electores ni elegidos. Sus partidos e instituciones, prohibidos. A reespañolizar enseñando bien la historia y la verdad desde el colegio y desde los medios de comunicación. Mientras,  a comprar productos del resto de España, para que se beneficien las regiones más pobres y se les bajen los humos a los ricachones separatistas.