domingo, 9 de febrero de 2014

Homenaje a Matías Montero

 Ha vuelto a celebrarse el acto de recuerdo en homenaje a Matías Montero y Rodríguez de Trujillo, el joven falangista, fundador y directivo del SEU, que fue asesinado por un pistolero socialista en 1934, en uno de tantos sucesos que dieron lugar a la guerra civil, provocada por la violencia extremista de la izquierda marxista, que quería imponer la dictadura del proletariado. Desde 1938, el Régimen Nacional de Franco, declaró la fecha del 9 de febrero como Día del Estudiante Caído, siendo escolar y universitariamente festivo.
El acto, organizado conjuntamente por las dos organizaciones falangistas, Fe-Jons y La Falange, contó también con el apoyo de "La España en marcha". Junto a Norberto Pico y Manuel Andrino, sus respectivos jefes, estuvieron también José Luis Corral, Pedro Pablo Peña, Javier Marcos, el general Blas Piñar, Miguel Menéndez Piñar, Manuel Maqueda y Alberto Torresano.

 Un joven estudiante de Fe-Jons leyó la "Oración de los Caídos" de Sánchez-Mazas, mientras que otro estudiante de La Falange hizo un breve discurso lamentando el estado de degradación que vive la juventud española y la necesidad de formar militantes combativos que vivan los valores que inspiraron a Matías Montero y a todos los caídos.
Tras colocar las 5 rosas simbólicas junto a la plaza conmemorativa, el presidente de la Vieja Guardia, Carlos Batres, dirigió el "Cara al sol" y los ¡Presentes!
En el entierro de Matías Montero pronunció José Antonio Primo de Rivera aquellas palabras tan recordadas:

«Aquí tenemos, ya en tierra, a uno de nuestros mejores camaradas. Nos da la lección magnífica de su silencio. Otros, cómodamente, nos aconsejarían desde sus casas ser más animosos, más combativos, más duros en  las represalias. Es muy fácil aconsejar. Pero Matías Montero no aconsejó ni habló: se limitó a salir a la calle a cumplir con su deber, aun sabiendo que probablemente en la calle le aguardaba la muerte. Lo sabía porque se lo tenían anunciado. Poco antes de morir dijo: “Sé que estoy amenazado de muerte, pero no me importa si es para bien de España y de su causa”. No pasó mucho tiempo sin que una bala le diera cabalmente en el corazón, donde se acrisolaba su amor a España y su amor a la Falange»
“¡Hermano y camarada Matías Montero y Rodríguez de Trujillo! Gracias por tu ejemplo”.
“Que Dios te dé su eterno descanso y a nosotros nos niegue el descanso hasta que sepamos ganar para España la cosecha que siembra tu muerte”.
“Por última vez: Matías Montero y Rodríguez de Trujillo” ¡¡¡ PRESENTE !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario