Últimas noticias

domingo, 23 de febrero de 2014

“Bajo un manto de estrellas”. Otra película sobre mártires. Sí, pero……..




Tras mucho tiempo de sequía, empiezan a aparecer películas históricas sobre las vicisitudes que sufrieron los mártires españoles del siglo XX, durante la II República Española y la subsiguiente Guerra Civil provocada por el proceso revolucionario puesto en marcha por masones, socialistas, comunistas, anarquistas, separatistas y republicanos en general. Y demás ralea, como decía Pío Baroja.

Por haberse resistido los patriotas españoles más conscientes y por haber sucumbido docenas de miles de mártires sin renunciar a su Fe, aquel proceso revolucionario terminó en Guerra, transformada en auténtica Cruzada Nacional de Liberación merced al espíritu católico del bando nacional, acaudillado por Franco. Sin duda, la atroz persecución religiosa contra la Iglesia Católica, masacrada literalmente en sus personas y en sus edificios en la zona roja, en contraste con la fe vivida combatiente y militantemente por la zona nacional, dio el carácter de guerra religiosa al conflicto, que levantó pasiones y las sigue levantando entre las dos estirpes, la de los Hijos de Dios, y la de los hijos de Satanás.
De manera que recordar aquellos hechos, ponerles nombres y caras, situarlos en la geografía y en el espacio, es de suyo una tarea meritoria y nobilísima que nunca agradeceremos lo bastante.
Es lo que hace la película “Bajo un manto de estrellas”, contando parcialmente lo que les pasó a los dominicos de Almagro, en la provincia de Ciudad Real.
Ahora viene el Pero…. Los guionistas, en este caso mi amigo el dominico José Antonio Martínez-Puche, pretenden ser amables, no inquietar a nadie, no culpabilizar, no mostrar su dedo acusador en ninguna dirección. Que no se molesten los asesinos de entonces y sus secuaces contumaces de ahora, los que no se arrepienten, ni se arrepentirán jamás, sino que siguen lanzando acusaciones y denuestos, tratando de debilitar y atacar a la Iglesia Católica por mil medios imaginables e inimaginables, desde la infiltración a la subversión, desde el halago a la amenaza.
Otra vez como con los mártires de Barbastro, no existen socialistas ni comunistas, la culpa es sólo de los anarquistas y su ateneo libertario. Seguro que en Almagro no había Casa del Pueblo ni Comité Popular con todos los partidos republicanos. Sólo anarquistas, cuatro, brutos, ignorantes. Cuatro malos que hacen todo el mal. Y dos buenos que hacen lo que pueden y son buenos aunque estén con ellos. Y un alcalde que no se sabe de qué partido es, oportunista, camaleónico, sin escrúpulos, falso y cínico. Claro que con esos datos, no hace falta decir de qué partido es. Socialista de toda la vida.
Me dirán que el presupuesto, que no había dinero para más extras ni más atrezzo, pero el caso es que la realidad fue muy distinta. No fueron 4 pelagatos, fueron miles y miles, pues toda la chusma que votaba rojo era roja y toda ella participaba de los mismos sentimientos sanguinarios. Y azuzaban a los matarifes. Y denunciaban a los huidos. Y aplaudían y vitoreaban las crueldades. Eso sí, esta vez las crueldades son más evidentes, más recreadas, más sanguinarias, con castración incluida, pero sin que puedan verse mas que las pantorrillas del emasculado, púdicamente oculto tras el hábito, a modo de cortinilla de quirófano. Eso sí, la historia sube un peldaño feminista, con la mujer castradora y sus tijeras, una de esas “tiorras del Frente Popular”, como las denominó Miguel de Unamuno.
Por otra parte, los mártires dominicos, como ayer los claretianos de Barbastro, parecen extraídos en una probeta de laboratorio, aislados de todos, sin mezcla ni adulteración alguna, no sea que se vean contaminados políticamente. No había otros mártires sino ellos. Bueno, sí, una mujer, religiosa también, a la que primero intentan emparejar obscenamente con uno de los frailes. No se preocupaban de nada más que de sí mismos y de los que les podría pasar. La palabra España no aparece, como no aparecía en “Un Dios prohibido”. No les preocupaba España, ni la falta de culto, ni el triunfo de los cruzados nacionales. Ni siquiera parecen saber a qué se debe lo que les ocurre. Como si al pueblo hubieran llegado de pronto unos malotes mejicanos de esas películas de espagueti-western, con sus trinchas cruzadas repletas de balas, sus generosos bigotes y sus enormes sombreros, haciéndose con el control. Estos también van mal afeitados, son bebedores y sustituyen los sombreros por gorras, pero hacen el mismo papel de fetiches del mal. Son los malos. Ellos solos.
Y cómo lloran los pobrecitos frailes. Se pasan la película lloriqueando, dando lástima. No me cuadra nada con su viril testimonio y no lo he leído en ninguna crónica martirial. ¿Es que llorando son menos fascistas? Seguramente.
Por cierto, lo de fachas, que tanto se repite en la película, es más de ahora. Entonces se decía fascistas, sin remilgos. Y lo de “¿sabes qué?” es propio de anglicismos mal traducidos. Aquí se decía “¿sabes algo?” o “¿sabes una cosa?”. Los detalles también cuentan.
Y los buenos son sólo los dominicos. Ni el párroco, asesinado desde la cárcel de Ciudad Real, el 24 de Octubre. Ni el hermano franciscano que fue asesinado el 30 de julio con los 3 primeros dominicos, en Miguelturra, cuando viajaban con los “salvoconductos para la muerte”. Incluso en la escena aparecen 3, obviando al franciscano Felipe Perea. Eso sí, por lo menos mueren gritando “Viva Cristo Rey”, escena que vuelve a repetirse con el hermano cocinero Arsenio de la Viuda al final, con el grupo más numeroso.
Tampoco se narra que una parte de los dominicos de Almagro fueron llevados a la Dirección General de Seguridad, luego a la Modelo, luego a Ventas y asesinados 4 de ellos en Paracuellos del Jarama. Se trata de los más jóvenes, los menores de 20 años, los únicos que los anarquistas permitieron que se llevara la camioneta llegada desde Madrid.
Ni se cuenta lo que relata el Padre dominico Luis Alonso Getino sobre este preciso suceso del fusilamiento final en su obra “Mártires dominicos de la Cruzada de España” (ese sí es un buen título, mejor que lo del manto de estrellas), publicado en Salamanca en 1950:
“El mismo juez encargado de los procesos incoados a la llegada de los nacionales nos aseguró que una porción de harpías, porque no podemos llamarlas mujeres, vinieron pronto a contemplar los estertores de los mártires y a bailar sobre sus cadáveres”.
Así que no fueron 4 los culpables. De momento, en “La Historia de la persecución religiosa” de monseñor Antonio Montero Moreno se habla de 50 escopeteros que acompañaban a los 13 mártires finales por las calles de Almagro.
Es como contar la Pasión de Cristo sin hablar de Anás, Caifás, el Sanedrín y Poncio Pilato. Sin Judas y su horca. Como si los responsables fueran los sayones que prendieron a Jesús en el Huerto de los Olivos y la única culpable la oreja de Malco.
Una cosa es tapar piadosamente los genitales de Cristo y otra muy distinta tapar a los gentiles y a los fariseos que lo torturaron y crucificaron.

José Luis Corral
 
Copyright © 2014 Acción Juvenil Española Share on Blogger Template Free Download.