Últimas noticias

domingo, 29 de diciembre de 2013

Misa de las familias en Colón

 El Movimiento Católico Español ha vuelto a estar presente en la multitudinaria Misa de las familias que se celebra desde hace varios años en la plaza de Colón coincidiendo con la Festividad de la Sagrada Familia.
Se han congregado docenas de miles de personas, venidas de toda España y algunas de países vecinos.
Pueden ampliarse las fotos pinchando sobre ellas

 Este era el aspecto que ofrecía la plaza desde el lado de la Biblioteca Nacional.
 Y esta otra vista está tomada desde la calle Génova.
 Hubo una conexión desde Roma para rezar el Ángelus con el Papa Francisco, que también se dirigió a otros encuentros en la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona y a Nazareth, en Tierra Santa, donde vivió su infancia el Señor. El Papa mostró su preocupación por tantas familias que están separadas por la emigración o el exilio, por tantos como pasan necesidad.
 Por su parte, el Cardenal Rouco, impulsor de estas concentraciones desde el año 2005, subrayó el papel de la familia cristiana en sostener a todos sus miembros durante la gran crisis económica que estamos padeciendo. Felicitó a los asistentes por formar familias numerosas y unidas de abuelos, padres e hijos. También hizo una velada crítica a la insuficiencia de la reforma de la ley del aborto, al decir que "Ni siquiera el don de la vida se entiende como definitivo e inviolable"
Antes de la Misa había tomado la palabra Monseñor Reig, Obispo de Alcalá. Y antes, Kiko Argüello, fundador del Camino Neocatecumenal, que habló y cantó. Precisamente el Camino Neocatecumenal ha tenido un protagonismo especial, pues muchos de los asistentes pertenecían a sus comunidades. Además, un centenar largo de familias se ha presentado para ser bendecidos como misioneros, pues abandonan sus trabajos y sus casas para irse a diveros países de Asia, principalmente, y de otros puntos del mundo donde hay que llevar el Evangelio. El próximo 1 de febrero lo harán, junto a otras muchas, en Roma, con el Papa.
 La multitud acogió la celebración con gran interés, silencio y respeto. Durante la Consagración fueron muchos los que se pusieron de rodillas sobre el asfalto y las aceras.
 Para repartir la Comunión, un ejército de sacerdotes, señalados por paraguas con los colores vaticanos, se repartió por todo el inmenso espacio de la plaza y calles adyacentes. La organización fue perfecta, por lo que todos pudieron recibir el Cuerpo de Cristo en poco tiempo.
 Los paraguas señalizadores iban portados por jóvenes voluntarios.
Por nuestra parte, recibimos el saludo de numerosos amigos y simpatizantes, así como repartimos docenas de calendarios, principalmente entre los jóvenes, aunque los mayores, cuando los veían, se apresuraban a solicitarlos también.
 
Copyright © 2014 Acción Juvenil Española Share on Blogger Template Free Download.